• Regístrate
Estás leyendo: Todo el mundo debate sobre la banca paralela
Comparte esta noticia
Lunes , 18.03.2019 / 12:15 Hoy

Todo el mundo debate sobre la banca paralela

México no escapa a la polémica de los servicios financieros de firmas fuera del sistema tradicional, principalmente tecnológicas.

Publicidad
Publicidad

Banca en la sombra (shadow banking), banca disruptiva, banca paralela, banca no regulada… Los apelativos son tan variados como la oferta de competidores que operan al margen de los reguladores del sector financiero. Y mientras autoridades, organismos internacionales y banqueros difieren sobre los pros y contras, el mercado ha dictado su fallo y desde hace años le dio la bienvenida con los brazos abiertos a los nuevos sistemas de financiamiento y pago.

El Consejo de Estabilidad Financiera (FSB, por sus siglas en inglés), organismo que supervisa el sistema financiero a nivel internacional, define el shadow banking como “el sistema de intermediación crediticia conformado por entidades y actividades que están fuera del sistema bancario tradicional”.

Al cierre de 2014, 25% de los activos del sector estaban en manos de este segmento, estimó el FSB. Según cálculos del Fondo Monetario Internacional (FMI), la banca paralela gestiona hasta 60 billones de dólares anuales. Las cifras obligan a todos los actores del sector a analizar la realidad.

Los tiempos han cambiado y a un joven ya no le interesa formarse durante horas para acceder a un cajero o a una sucursal bancaria, sobre todo ahora que firmas tecnológicas con las que convive diariamente, como Facebook, Google, Apple, Android, Samsung o LG, comienzan a ofrecer una serie de servicios que antes eran exclusivos de los bancos.

Si bien este panorama, donde los llamados competidores “disruptivos” saltan a la escena financiera asusta a muchos banqueros de la vieja guardia, hay otros más innovadores que no los ven como un peligro, sino como una oportunidad de mejorar su negocio y sobre todo, de encontrar a un aliado que les permita llegar a nuevos mercados.

Chris Vrey, director de Banca Digital de Banamex, es uno de ellos. Paralelo a los trabajos que comanda para mejorar la estructura digital del banco, desde hace tiempo prepara el terreno para formar una alianza en el momento en que Apple Pay pise México con su sistema de pagos móviles.

“Como empresa global trabajamos para entregar las mismas experiencias a consumidores de todo el mundo. En México estamos esperando a que Apple libere el servicio y, cuando lo haga, estoy seguro de que seremos de los primeros en ofrecerlo”, apuntó en su momento el directivo.

Vrey considera que para acceder al mercado de los jóvenes es fundamental desarrollar herramientas tecnológicas con las que estén más familiarizados.

En el extranjero, empresas financieras han firmado acuerdos estratégicos. En España, La Caixa estableció un convenio con Telefónica, mientras que el gigante BBVA compró por 85 millones de euros a Simple, una compañía de banca móvil.

Apple Pay no es la única herramienta financiera creada por una firma tecnológica que amenaza con invadir el negocio de transacciones que por décadas han controlado los bancos, dado que en el panorama también están Android Pay, Samsung Pay y LG G-Pay.

Aunque aún no hay datos concretos del uso de estos servicios, un informe de Bank of America señala que al menos 1.1 millones de tarjetas del banco han sido activadas ya con el servicio de pagos automáticos Apple Pay en Estados Unidos.

Según un estimado de BBVA, los llamados competidores disruptivos de la banca captaron 12 mil millones de dólares de inversión en 2014, frente a 4 mil millones del año previo. Y solo en el primer semestre de 2015, levantaron otros 13 mil millones.

Sin embargo, en su opinión, la mayoría de estos nuevos competidores todavía dependen de la infraestructura bancaria de los bancos convencionales.

Diversificación de servicios

Aunque su aterrizaje en México parece muy lejano, en otras latitudes hay empresas digitales aún más agresivas como las tiendas de comercio electrónico Amazon y Alibaba o la empresa de telefonía Móvil Tencent, quienes cuentan con esquemas para otorgar créditos por internet.

Para Alfredo Cruz, director de cuentas estratégicas para América Latina de GMC Software, las alianzas con compañías que ofrecen alternativas tecnológicas serán fundamentales para el siguiente paso de los bancos, dado que se deben adaptar a nuevas necesidades digitales que tienen sus clientes.

Pese a que la banca comercial no está cerrada a las alianzas con competidores disruptivos, es innegable que los llamados cuatro grandes (Apple, Facebook, Google y Amazon), representan una amenaza latente para el negocio de los bancos.

Al respecto, Ana Botín, presidenta a nivel global de Banco Santander, destacó que los bancos cuentan con los recursos para hacerles frente a los grupos financieros y solo necesitan transformar sus desventajas en ventajas, además de aprovechar el hecho de que tienen una mejor regulación.

Sin lugar a dudas, uno de los motivos que ha detenido el despegue en el mundo financiero de las compañías especializadas en tecnología es la falta de regulación, dado que ésa es la principal queja de las entidades bancarias, que acusan una evidente competencia desleal.

Hace unos días en Lima, Perú, Francisco González, presidente de BBVA, destacó que hace falta supervisión de las autoridades financieras, dado que la mayoría de aspectos relacionados con la forma de participar en la denominada banca digital no están regulados.

“El nuevo marco regulatorio debe alcanzar un balance que compagine la necesidad de proteger a los consumidores a toda costa frente a potenciales perjuicios causados por la innovación financiera, con la posibilidad de que se beneficien de costos reducidos y mejoras”, apuntó el banquero español.

No cobrar lo que no cuesta

En la reducción de costos que representan los avances tecnológicos coincide Sebastián Tena, director en México de ePlata, sistema de pagos que busca aprovechar el alto porcentaje de penetración de teléfonos inteligentes para dar acceso a la economía digital a la población que no tiene acceso a los servicios financieros tradicionales, principalmente a los que envían y reciben remesas desde Estados Unidos.

“Les están cobrando 13 o hasta 20 por ciento de comisión. Es un robo que los intermediarios tomen tanto dinero aprovechándose de que la gente de esas comunidades no está bancarizada. Los bancos cobran esas comisiones para satisfacer sus costos de empleados y sucursales. Nosotros no necesitamos pagar esa renta. No hay por qué cobrarle a la gente en una transacción que no cuesta dinero”, señaló.

Explicó que, a través de su app, ePlata pretende crear un ecosistema en el que los usuarios no pagarán por la inscripción ni las operaciones, y el único cobro se hará cuando salgan del sistema. La idea, también, es aprovechar la base de datos de la plataforma para ofrecer productos dirigidos.

La firma, en la que Miguel Alemán Magnani es socio mayoritario, se encuentra en un proceso de crowdfunding en Indiegogo, donde espera recaudar 100 mil dólares para iniciar operaciones en el primer trimestre de 2016. La prueba piloto se hará con los empleados de Interjet que quieran probar el servicio.

Si bien no ofrecerán crédito ni pagarán intereses, ePlata sí operarán con los recursos de los usuarios, que estarán en una cuenta en un banco. Este sistema ha generado polémica en el pasado. De hecho, la Comisión Nacional Bancaria y de Valores (CNBV) ha intervenido intermediarios (como la inmobiliaria Sitma, en 2009) por operar a través de fideicomisos, sin supervisión de las autoridades financieras. ePlata, sin embargo, operará como transmisor de fondos y con autorización de la Secretaría de Hacienda.

Tena asegura que no buscan competir con la banca tradicional, sino dar servicio a esa parte de la población que está desatendida, e incluso ve a la plataforma como un aliado de las instituciones financieras.

Asunción Gilsanz Muñoz, directora en Cumbria FSC México, firma de origen español dedicada a la consultoría del sistema financiero, considera que el papel que jueguen los competidores tecnológicos disruptivos a favor o en contra de los bancos depende principalmente de éstos.

“Los bancos deberían separar el negocio tradicional, el préstamo, la inversión, etcétera, donde no va a tener competidores, del negocio de los servicios. Los bancos tienen mucha mayor información de los clientes de lo que puedan tener las redes sociales, pero para eso necesita invertir y potenciarlo. Si lo consigue, le puede ganar incluso a estos competidores, pero si no se pone las pilas se va a quedar atrás y le van a ganar por goleada”, comentó.




[Dé clic sobre la imagen para ampliar]

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.