• Regístrate
Estás leyendo: Preocupa a la IP alza en la deuda pública
Comparte esta noticia
Sábado , 23.03.2019 / 19:58 Hoy

Preocupa a la IP alza en la deuda pública

Otro aumento en las obligaciones del gobierno presionará la prima de riesgo que tiene que pagar, elevando los préstamos.

Publicidad
Publicidad

La iniciativa privada teme un mayor costo del financiamiento debido a que el gobierno no ha podido detener el aumento sostenido de la deuda pública en los últimos años, lo que puede ocasionar mayor astringencia en los mercados financieros, señaló en entrevista Fausto Hernández, investigador del Centro de Investigación y Docencia Económicas (CIDE).

“Por supuesto que un aumento de la deuda del gobierno presionaría la prima de riesgo, la tasa de interés que México tiene que pagar, con eso la tasa de referencia y con ello los préstamos (a la IP)”, señaló Hernández.

El académico dijo que debido a esa expectativa, la iniciativa privada está ávida de que el gobierno disminuya sus obligaciones financieras.

El Consejo Coordinador Empresarial, presidido por Juan Pablo Castañón, recomendó un recorte del gasto público de 300 mil millones de pesos para disminuir los requerimientos financieros del sector público (RFSP) y evitar un aumento en el costo del crédito. Los RFSP disminuyeron de 4.6 a 4.1 por ciento del producto interno bruto en 2015, un factor que permitió un crecimiento de las fuentes de financiamiento del sector privado y que aumentara a “un ritmo” elevado en el primer trimestre del año, a pesar de una mayor tasa de referencia, señaló el Banco de México en su último informe trimestral.

El Banxico espera que Hacienda continúe con el proceso de consolidación fiscal, que incluye un recorte por 175 mil millones de pesos “de especial relevancia ante el complejo entorno externo donde persiste la posibilidad de que las fuentes de recursos sean escasas, por lo que la menor absorción de recursos por parte del sector público alivia posibles presiones a los mercados de fondos prestables en México”.

El académico explicó que es posible que México alcance un superávit primario —mayores ingresos que egresos, sin incluir el costo del servicio de la deuda, lo que mide la capacidad de pago del sector público— si se cumple la expectativa de un crecimiento de al menos 2.4 por ciento este año y se congelen algunos segmentos del gasto.

Pero al cierre de 2015 la inversión pública registró su caída más importante desde 2010, con una disminución de 11.3 por ciento anual, con lo que acumula ocho trimestres a la baja, lo que afectaría la demanda agregada y el PIB.

Hernández también señaló que el gobierno tendrá dificultades para reducir el gasto corriente, debido a que “la parte fuerte de ese tipo de gasto es en maestros, y eso no lo van a reducir, así como en salud, el cual se necesita más pero se puede congelar, sobre todo el gasto en medicinas”.

“Tampoco se disminuirá el gasto en el Ejército y en la policías, y más que nada en pensiones, que no las pueden recortar; estos rubros son irreductibles y son 95 por ciento del gasto corriente”, agregó.

Pero además de los recortes al gasto público, el Banco de México espera una disminución en los RFSP de al menos 0.9 puntos del producto interno bruto por la aplicación de los recursos del remanente de sus operaciones, los cuales, de acuerdo con la legislación vigente, la mayor parte debe ser invertida en mitigar la deuda pública.

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.