• Regístrate
Estás leyendo: Las Pymes “le tienen terror” a la calidad de vida laboral
Comparte esta noticia
Miércoles , 20.03.2019 / 05:27 Hoy

Las Pymes “le tienen terror” a la calidad de vida laboral

Especialista en recursos humanos, explica que muchas empresas pequeñas “ni siquiera cubren los requisitos legales en cuanto a prestaciones y derechos de sus empleados”.

Publicidad
Publicidad

La calidad de vida es uno de los cuatro ejes fundamentales que se deben tomar en cuenta en la Responsabilidad Social Empresarial (RSE) y, aunque las grandes compañías tienen años implementándola, “las Pymes le tienen terror, creen que es costoso y que no es redituable”, explicó en entrevista Teresa Maldonado Ballesteros, especialista en Recursos Humanos.

No obstante, aseguró la asesora externa del Centro Mexicano para la Filantropía (Cemefi), además de que sí es redituable, “no se puede separar la vida personal de la laboral, van en conjunto y hay que tener sensibilidad para eso, puede hacer para las empresas una gran diferencia a favor de su negocio”.

Generadoras de empleo

Maldonado comentó que en México alrededor de 95 por ciento de los negocios son pequeñas y medianas empresas (Pymes) o talleres familiares, y “ahí es donde tenemos un reto más importante: implementar la calidad de vida, no importa que tengan cinco, 10 o 100 trabajadores”.

Las empresas grandes, detalló la especialista con 40 años de experiencia, han adoptado esta forma de gestión porque están conscientes de que esto les suma a su objetivo.

Pero en el caso de las Pymes, “desde el punto de vista de los beneficios concretos, para empezar, muchas ni siquiera cubren los requisitos legales en cuanto a prestaciones y derechos de sus empleados”.

Por ello, el primer paso que deben implementar esas empresas es cumplir con las obligaciones legales hacia sus empleados, que son prestaciones básicas como la seguridad social, las vacaciones, el aguinaldo o el pago de horas extra y la prima por laborar en domingo o días inhábiles.

“Ya cuando hablamos de condiciones mejores, como pensar en un horario flexible, en beneficios superiores a los que marca la ley, en un ambiente de trabajo que tome en cuenta que la familia es importante, pues todas esas ya son palabras mayores, pero las debemos tener en cualquier tipo de trabajo para darle mayor tranquilidad a nuestros empleados”, abundó.

Maldonado destacó que los trabajadores deben ser vistos como socios en el negocio para que colaboren con la empresa y tener éxito, sobre todo si es una empresa pequeña que intenta consolidarse.

“Con la presión y las condiciones relativamente regulares la gente da cierto resultado, ¿podemos imaginar cómo sería si todo estuviera mejor para el recurso humano?... Sería otro mundo, otra dimensión”, opinó.

Cuestión de equilibrio

“Hablar de calidad de vida es hablar de equilibrio también entre las cosas laborales y la vida familiar. Un trabajador que no maneje un equilibrio entre su vida personal y sus actividades en la empresa, tarde o temprano va a dejar de ser eficiente o efectivo para darle a la organización lo mejor que pueda”, comentó la experta.

La mayor parte de las empresas que van a la vanguardia han implementado acciones de tiempos flexibles, mejores prestaciones, actividades con la familia y se preocupan por la calidad de vida de los trabajadores, aseguró.

“Todos fueron muy cautelosos cuando iniciaron y parte de la cautela fue medir el impacto de la calidad de vida; demostraron que no se trata de estar muchas horas dentro de la empresa, sino de estar comprometido y, en la medida que las organizaciones se interesen por su gente, ésta se compromete más”, destacó la especialista.

“La empresa que no valore esto realmente tendrá situaciones en contra para poder salir adelante”, abundó.

Al preguntarle sobre una anécdota en que la implementación de la calidad de vida haya mejorado la productividad de una empresa, Maldonado Ballesteros respondió: “Más que anécdotas, son historias de la vida real. El hecho de que las organizaciones tengan mayor sensibilidad ante situaciones personales hace una diferencia enorme”.

Comentó el ejemplo de un trabajador —sin mencionar su nombre o el de la compañía— que tenía un hijo enfermo y su esposa también estaba enferma, pero él no tenía tiempo para ellos.

“La empresa tuvo la sensibilidad de darle tiempo, primero sin goce de sueldo y después decidió seguirle pagando. El empleado regresó después con tiempo extraordinario a cubrir sus responsabilidades de mejor manera”, detalló.

Lo mismo ocurre, señaló, cuando una mujer tiene hijos, “ya le dan tiempo para estar con su bebé sin perder el trabajo, muchas sin goce de sueldo y otras con tiempos parciales, pero les dan flexibilidad para enfrentar su situación y eso los compromete como personas mucho más allá del interés de tener un salario”.

Aunque se quejen

Maldonado Ballesteros acotó que, desde el punto de vista de los empleados, “siempre van a existir los que se quejen, pero aquellos que tienen la oportunidad de vivir en carne propia acciones de apoyo cambian su manera de ver las cosas y pueden contagiar a los demás al hacerlos conscientes de que las cosas pueden ser diferentes”.

Sobre la RSE, desde el punto de vista de los trabajadores, “hay muchos comentarios, positivos y negativos, dicen: ‘lo hacen porque les conviene’, pero no importa, si empiezan a dar calidad de vida, aunque sea por conveniencia, pues bienvenido, lo importante es que se les dé su lugar y dignidad a las personas.”

“Otro reto que hay es que dentro de las instituciones tenemos varias generaciones que están conviviendo: los que tenemos muchos años trabajando y estamos acostumbrados a largas horas laborales, y los jóvenes que están exigiendo mejores condiciones para contar con más tiempo libre para ellos y sus familias”, detalló.

La nueva mezcla de las acciones de RSE genera un ambiente positivo y le da al empleado el gusto por ir a laborar y el orgullo por formar parte de una empresa que les da un buen lugar para su desarrollo. “Muchas firmas quieren tener ese título del mejor lugar para trabajar”, comentó la experta.

Pero como en todo proceso, afirmó, “una empresa que realmente quiere hacer una diferencia y mantenerse en el mercado, si no le entra a la RSE su competencia va a ser mucho más difícil”.

En la medida en que este tema se implemente en todas las organizaciones “va a haber mejores resultados, ese es el corolario de esto”, concluyó Maldonado.

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.