• Regístrate
Estás leyendo: La cabina del futuro
Comparte esta noticia
Lunes , 22.04.2019 / 19:46 Hoy

La cabina del futuro

Personalización, seguridad, conectividad e inteligencia artificial harán del auto una extensión del hogar u oficina.

Publicidad
Publicidad

Aunque no podamos predecir cómo será el futuro de la movilidad, una de las cosas de las que estamos muy seguros es que ni las calles ni los coches serán más grandes de lo que son hoy.

A medida que el auto del mañana con­tinúa acercándose a nosotros, las líneas entre nuestros vehículos y nuestros hogares u oficinas son cada vez más delgadas.

Los autos ya no son un medio para ir de un punto a otro, se están convirtiendo en otro espacio en el que vivimos, trabajamos e interactuamos con el mundo.

Y la punta de lanza de esta revolución es “La cabina del futuro” (Cockpit of the Future, COF, por sus siglas en inglés), un proyecto en el que Faurecia trabaja. La iniciativa, que fue lanzada hace dos años, refleja el trabajo en conjunto de los grupos de negocio de asientos e interiores de la compañía, con las necesidades de las armadoras de automóviles.

Sin embargo, los sistemas completos no son la única forma de desarrollo. Los “tecno bloques” que se han ido desarrollan­do se pueden integrar de forma individual. En el marco del CES Show en Las Vegas, en enero pasado, se hizo una demostración de varias de esas soluciones. Una de las más destacadas es el panel mórfico de instrumentos, asiento conectado Active Wellnes pensado en la salud y bienestar del pasajero, así como una cabina activada por voz.

Dos de los temas que están impulsando el desarrollo de una mejor vida a bordo bajo el concepto de “La cabina del futuro” son la personalización e intuición. Al igual que con su teléfono móvil, los consumidores esperan una experiencia individual y la capacidad de integrar sus propios deseos cuando conducen. Al mismo tiempo, las conexiones transparentes e intuitivas permiten que los dispositivos y las funciones sean fáciles de usar, lo que se ha convertido en requisito absoluto en el interior de un coche; los consumidores simplemente se niegan a usar tecnología complicada.

TE RECOMENDAMOS: El futuro ya llegó

COF cuenta con un diverso equipo y una red de expertos de todo el mundo, desde París y Sillicon Valley, donde se trabaja con muchas startups, hasta Shanghái. Pero, cuando hablamos de “La cabina del futuro” estamos pensando en:

Bienvenida personalizada

Antes de que el ocupante entre al vehículo, se registran sus características y preferencias de perfil, las que se almacenan en la nube y se comunican a la cabina antes de que él ingrese, para dar una bienvenida personalizada.

Para facilitar el acceso al vehículo, el apoyabrazos externo (que ya no se encuentra en el panel de la puerta) desciende.

Los ambientes de luz y audio son personalizados y el asiento se ajusta automáticamente a la configuración y pre­ferencias establecidas.

Una experiencia de sonido inmersiva

La acústica contribuye a la comodidad y el bienestar tanto del conductor como de los pasajeros. Faurecia ha integrado tec­nologías innovadoras y algoritmos de software avanzados para crear dos burbujas de sonido individuales, lo que permite a cada ocupante escuchar algo diferente o recibir una llamada telefónica sin que el otro ocupante pueda oirla.

Controles a la mano

En “La cabina del futuro” habrá una interfaz conectada de nueva generación: la unidad de control inteligente. Fácil de alcanzar en todo momento, la solución permite integrar el smartphone a este dispositivo del vehículo y luego, desde ahí, se controlan las pantallas, el audio, las posiciones de los asientos, el confort térmico, etcétera.

¿Cuál es el siguiente paso? La Inteligencia Artificial desem­peñará un papel cada vez más importante, permitiéndonos mejorar y actualizar nuestras soluciones. Nuestros productos ya no serán estáticos, sino dinámicos y predictivos.

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.