• Regístrate
Estás leyendo: Ikea busca adaptarse a entorno de compras citadino y electrónico
Comparte esta noticia
Viernes , 19.04.2019 / 16:12 Hoy

Ikea busca adaptarse a entorno de compras citadino y electrónico

Alista tiendas en centros urbanos.

Publicidad
Publicidad

Ikea Group fija la mirada en los centros urbanos a medida que se desvanece el atractivo de los almacenes en las afueras, y el minorista de muebles más grande del mundo lucha por adaptarse a un entorno de compras cada vez más citadino y digital.

Jesper Brodin, el nuevo director ejecutivo de Ikea, dijo al Financial Times que el minorista hará pruebas de diferentes formatos de tiendas, ya que busca conquistar los centros de ciudades como Copenhague, Dinamarca, donde una nueva tienda abrirá sus puertas en 2020.

“Estamos ansiosos por reclamar el centro de la ciudad”, dijo Brodin. “Hacemos pruebas de nuevos formatos. Penetramos partes del centro de la ciudad, pero en gran medida estamos fuera, así que las oportunidades están ahí”.

Ikea replanteó de manera integral su modelo de negocios como resultado de la urbanización y la digitalización. Le dijo a FT este año que en 2018 comenzará a vender productos en sitios web de terceros, entre los que posiblemente se encuentre Amazon o Alibaba.

El minorista con sede en los Países Bajos también experimenta con diferentes tipos de tiendas, desde los tradicionales grandes almacenes que se encuentran en el borde de las ciudades. Abrió puntos para recoger productos en el centro de las ciudades, al igual que tiendas más pequeñas en conurbaciones regionales.

Brodin dijo que la experimentación se acelerará, ya que se prepara para presentar sus planes completos para la compañía a principios del próximo año: “Básicamente creamos estructuras de una forma en que podemos hacer pruebas de muchos aspectos en muchos lugares. Son laboratorios de prueba para averiguar cuál será el nuevo mundo de Ikea”, agregó.

Sus comentarios se dieron cuando Ikea dio a conocer una fuerte caída en sus utilidades, algo que en gran medida atribuye a una gran reorganización del imperio de muebles en paquetes planos con la que se vendieron los negocios de fabricación y cadena de suministro a una compañía hermana, Inter Ikea, que es propietaria de la marca y el concepto.

Pero también dio a entender que aumentó su gasto en nuevas tiendas y en comercio electrónico, lo que también contribuyó a la caída de las utilidades.

El ingreso operativo a finales de agosto fue de 3 mil millones de euros, en comparación con 4 mil 500 millones de euros del año anterior. Mientras que los ingresos aumentaron modestamente, de 35 mil 700 millones de euros a 36 mil 300 millones de euros, y el costo de ventas subió más rápidamente, de 20 mil 300 millones de euros a 23 mil 700 millones de euros. Eso llevó a que el margen bruto —un indicador clave de la rentabilidad de un minorista— cayera casi 9 puntos porcentuales, para llegar a 34.6 por ciento.

Ikea se negó a dar cifras comparables del año anterior eliminando los efectos de la venta de las unidades de fabricación y cadena de suministro. Brodin dijo que la compañía alcanzó sus nuevos objetivos de utilidades de ajustarlos al nuevo tamaño de Ikea.

El reto que tiene Ikea se destacó por las cifras que mostraron que se estancó el número anual de visitas a su sitio web, que fue de 2 mil 100 millones, la misma cifra que el año anterior. Por el contrario, el número de visitas a sus 355 tiendas subió 4 por ciento, para llegar a 817 millones.


Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.