• Regístrate
Estás leyendo: Empresas que trabajan aisladas no logran un cambio sustancial
Comparte esta noticia
Jueves , 18.04.2019 / 21:39 Hoy

Empresas que trabajan aisladas no logran un cambio sustancial

La iniciativa privada solamente es un actor que necesita colaborar con comunidades, gobiernos y organizaciones si quiere lograr desarrollo sostenible en una región o país.

Publicidad
Publicidad

Las empresas con programas de Responsabilidad Social (RS) ayudan a generar un cambio positivo para cuidar el medio ambiente; sin embargo, sus logros no serán sustanciales si no trabajan de la mano con los otros actores sociales, como las organizaciones de la sociedad civil (OSC), los gobiernos o sus propios colaboradores, en proyectos que puedan ser replicados para resolver los problemas de sustentabilidad que enfrenta el mundo, coincidieron expertas de dos empresas: Henkel y Backus Perú.

"La iniciativa privada solo es un actor más de la sociedad que en conjunto con los otros debe buscar el desarrollo sostenible para una localidad, región o país. De manera aislada no se va a lograr un cambio sustancial", subrayó en entrevista Malena Morales, directora de Desarrollo Sostenible y Reputación Corporativa en Backus Perú, empresa cervecera y refresquera que forma parte de la trasnacional SABMiller.

Al respecto, Cynthia Ríos, directora de Comunicación para Latinoamérica de Henkel, opinó que "el reto principal siempre es generar conciencia, porque esto no se hace de un día para otro, ha sido un camino largo desde hablar de filantropía, de RS, de ser un buen ciudadano corporativo, a lo que tenemos ahora. Evidentemente si hablamos de México todavía nos falta, pero creo que vamos por un camino en el que hay una conciencia social de la importancia del medio ambiente", no obstante, "no es trabajo únicamente de las empresas".

RESPONSABILIDAD COMPARTIDA

En el ámbito de la RS cada vez más empresas señalan en sus planes estratégicos la importancia de generar valor compartido, es decir, que las ganancias no sean solo para el negocio, sino para todos sus grupos de interés. No obstante, la directiva de la cervecera peruana destacó que dicho valor compartido tiene mucho más alcance si se genera en equipo con todos los actores interesados.

"Es una evolución natural que hemos tenido en general las empresas, algunas más rápido que otras, entendiendo que en primer lugar el tema debe estar vinculado directamente con la compañía y generar valor para el negocio, pero también para otros stakeholders, ya sea la comunidad, sociedad, sector público o cualquiera", comentó Morales.

Pero para lograr que las iniciativas de RS en ese enfoque tengan el mayor impacto posible hay otros factores que se deben tomar en cuenta, como "buscar que lo que se desarrolle pueda ser replicable, eso solamente lo da la posibilidad de trabajar en conjunto con otros actores. Entendiendo y poniendo el desarrollo en el centro y a los actores alrededor es que podemos lograr esa visión de valor compartido, porque así comprendemos que solo en la medida en que trabajemos de la mano, ya sea con los expertos, podremos realmente un cambio en el tema que decidamos", aseguró.

Entre los ejemplos que mencionó Morales de lo que se puede lograr con un esquema que involucre a organizaciones, gobiernos y academia, "es el proyecto de siembra y cosecha de agua que tenemos en el distrito peruano de San Mateo, de la mano con la comunidad de San Antonio e instituciones como el Acuafondo, desarrollamos un proyecto que permite conservar los pastos, hacer infiltración de agua a través de zanjas, construir un reservorio, hacer instalaciones de pinos; lo cual ha permitido mejorar la calidad de pastos y por ende la alimentación para su ganado, la calidad de sus animales, tener mayores ingresos y un mejor manejo ambiental, incrementando además el tema de recarga de mantos acuíferos. Ese proyecto ganó este año un premio del Centro Mexicano para la Filantropía".

De acuerdo con la directiva de Backus, las iniciativas para cuidar el agua son un ejemplo muy claro de la diferencia entre programas aislados de sustentabilidad y proyectos que generen una ganancia para todos. "No es suficiente reducir el consumo o hacer una obra de infraestructura para saneamiento.

EMPLEADOS CON INICIATIVA

Otra clave para generar valor compartido es dejar que los colaboradores de la empresa, además de donar su tiempo, jueguen un papel más activo en el diseño de los voluntariados.

En el caso de Backus Perú, además de un modelo en el que los programas eran decididos por los directivos que convocaban a los trabajadores, incluyeron otro en el que los empleados diseñan un proyecto social que entra a concurso para que la empresa ponga los recursos y se lleve a cabo.

"La primera vez que hicimos eso se presentaron 52 iniciativas que involucraban a más de 785 colaboradores. Los ejecutivos de más alto nivel de cada zona, con un comité formado por expertos en temas de sostenibilidad, evalúan las propuestas y dan un fondo para que se ejecuten los proyectos elegidos", explicó Morales.

Como ejemplo, "tenemos el caso de uno enfocado a desarrollar una biblioteca en una comunidad aledaña a una de nuestras plantas, y todo el edificio está hecho con material reciclado. Se llama La Ecoteca, en la que además se trabajó de la mano con autoridades y padres de familia y se dejó una instalación trabajada a partir de residuos, incluso las llantas de los camiones y las cajas plásticas de refrescos, se reutilizó material que teníamos para dejar un espacio agradable, visualmente interesante y atractivo para los niños, además de obviamente dotarlos de una buena cantidad de libros".


VOLUNTARIADO

Henkel México es una empresa que cuenta con diversos voluntariados corporativos, incluso hay unos en los que los trabajadores no solo dan su tiempo, sino que donan sangre o cabello. No obstante, uno de los proyectos destaca por dejar la iniciativa de ayuda directamente en las manos de los colaboradores, el cual se llama Make an Impact for Tomorrow (Haz un Impacto para Mañana).

Ese voluntariado no es decidido y apoyado por los directivos de la empresa, sino que funciona al revés. El apoyo que se brinda a una iniciativa u organización depende de que el empleado la inscriba, defienda ese proyecto y sume horas de voluntariado trabajando por esa causa, explicó Cynthia Ríos, directora de Comunicación para Latinoamérica de Henkel.

Una de las cualidades del programa, abundó Ríos, es que “de esa manera tratamos de que no sea un donativo filantrópico, sino un proyecto en el que los trabajadores están directamente involucrados, que sea el empleado el que promueva la causa y lleve el nombre de una organización a un comité que evalúa las propuestas”.

En 2015 las causas que apoyaron los empleados mexicanos de Henkel recibieron más de 50 mil euros y beneficiaron a mil 200 personas.

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.