• Regístrate
Estás leyendo: Crean bioplástico con cáscara de naranja
Comparte esta noticia
Sábado , 20.04.2019 / 21:50 Hoy

Crean bioplástico con cáscara de naranja

Geco fue el proyecto ganador del Reto Emprendedor 2017 en la categoría crecer-escalar. Esta innovadora idea fue creada por una estudiante de economía originaria de Durango.
Publicidad
Publicidad

Cuando Giselle Mendoza tenía 14 años se dio cuenta de la vulnerabilidad en la que vivían las madres solteras, niños y estudiantes indígenas de Durango. Esta problemática le causó tristeza e impotencia, pero años más tarde decidió transformar esos sentimientos en un proyecto que tuviera un impacto positivo en el país.

Así fue como creó Geco, un material que busca revolucionar la industria del plástico al sustituir los contaminantes derivados del petróleo por un bioplástico elaborado a partir de la cáscara de naranja, este invento puede usarse en la industria biomédica, alimentaria, agropecuaria, y en el envasado y embalaje de productos.

Gisselle empezó a desarrollar la idea en el 2015 cuando se ganó una beca del programa Líderes del Mañana para estudiar la carrera de Economía en el Tec de Monterrey.

“Fue durante la Semana de Innovación de la universidad que delineamos el proyecto y empezamos a trabajar de lleno para convertirlo en una realidad”, explica la estudiante.

Además de Giselle, directora y cofundadora de Geco, el equipo está formado por su socia Marlene Perales, Maestra en Biología Molecular y Química Biotecnóloga; por el Doctor en Ciencias de Biotecnología Fernando Vázquez, y por Grecia Medina, estudiante de primer semestre de economía.

TE RECOMENDAMOS: Tecnología de “altura”

El objetivo del proyecto es reducir las toneladas de basura plástica que afectan directamente la salud del ecosistema y generar conciencia sobre las nuevas alternativas de origen natural que existen para cuidar el medioambiente.

Geco fue reconocido en noviembre pasado durante el festival de emprendimiento Inc Monterrey con el primer lugar del concurso Reto Emprendedor con Sentido Humano en la categoría crecer-escalar, donde participaron más de 11 mil alumnos del ITESM.

Con apenas 20 años, esta joven emprendedora ha presentado su proyecto ante inversionistas en España y Estados Unidos.

“Actualmente estamos trabajando diferentes prototipos y buscando cerrar una ronda fuerte de inversión para llevar el proyecto a una primer planta piloto con la capacidad de producir entre 9.6 y diez toneladas de producto bioplástico”, explica.

Para Giselle es inconcebible que existan empresas que se enriquezcan generando problemas a la sociedad, cuando se pueden crear negocios rentables y de alto impacto socioambiental que ayuden a reducir la brecha de desigualdad en el país.

“No podemos ser indiferentes a las problemáticas que hay en México, hay muchos sectores vulnerables a los que hay que voltear a ver. Vivimos en una realidad muy compleja que podría mejorar si usamos el emprendimiento como una alternativa para solucionarla”, finaliza la emprendedora.

REPL



Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.