• Regístrate
Estás leyendo: Brasil respira
Comparte esta noticia
Martes , 26.03.2019 / 12:58 Hoy

Brasil respira

El capital externo, con visión de largo plazo, sostiene la economía durante la recesión y las crisis políticas.
Publicidad
Publicidad

Cuando Mia Stark, una ejecutiva inmobiliaria, llegó a Brasil, en 2013, la economía del país ya comenzaba un largo descenso que se convirtió en la peor recesión en la historia del país.

A pesar de la situación, la directora ejecutiva en Brasil del grupo de centros comerciales israelí, Gazit Globe, compró una participación mayoritaria en siete propiedades que se ubicaban en lugares de primer nivel, en la ciudad más grande del país y de América Latina, e invirtió 635 millones de dólares (mdd) en los últimos cuatro años.

“Cuando llegamos a Brasil, ninguno de nosotros sabía a qué se iba a enfrentar”, explica Stark. A medida que se deterioraba la economía, con una disminución de más de 7% en los últimos dos años, dijo que su equipo de administración tomó una decisión consciente, “dijimos, ‘¿saben?, en lugar de negatividad, encontremos ofertas’”.

Los inversionistas extranjeros con una visión a largo plazo, como Gazit, sostienen la economía más grande de América Latina, no solo en el momento de la peor recesión en la historia de Brasil, sino en uno de los periodos políticos más agitados.

Sin embargo, los empresarios extranjeros continuaron invirtiendo en Brasil a pesar de los desafíos. El país recibió 78,930 mdd en inversión extranjera directa (IED) durante el periodo más fuerte de la recesión, en 2016. De acuerdo con el Banco Mundial (BM) dicha operación se ubicó como la séptima más grande.

Los analistas dicen que esta resistencia -el banco central informó que el IED neto en los 12 meses, hasta finales de mayo, fue de 80,700 mdd- se debió, en parte, a las entradas netas por fusiones y adquisiciones.

Las empresas y los activos brasileños fueron más atractivos después de que el real se depreció en su paridad con el dólar, con una reducción de cerca de la mitad del valor desde que alcanzó sus máximos en 2011.

“Al final, en comparación con otros países, Brasil recibe mucha inversión extranjera directa durante un periodo relativamente largo debido a que hay una gran cantidad de activos en venta”, dice David Beker, economista especializado en Brasil del Bank of America Merrill Lynch.

La principal investigación sobre corrupción, conocida como “Operación Lavado de Autos”, obligó a vender activos de empresas como Petrobras y de la constructora Odebrecht, cuyos negocios quedaron devastados por las acusaciones sobre sobornos a políticos.

TE RECOMENDAMOS: Congelan cuatro cuentas bancarias de Lula en Brasil

La siguiente en la línea de las ventas de activos es JBS, el empacador de carne más grande del mundo, que está en el centro de las acusaciones de corrupción contra el presidente Temer.

El año pasado las fusiones y adquisiciones brasileñas llegaron a un total de 46,600 mdd, de las cuales, casi 37,000 mdd las realizaron inversionistas extranjeros, de acuerdo con los datos de la compañía Dealogic. China es la fuente más grande de inversión, con casi 12,000 mdd que incluyen la adquisición, por 9,000 mdd, de una compañía de electricidad; le siguen EU y Canadá, cada uno con cerca de la mitad del monto de la inversión china.

“Solamente alrededor de 20 a 25% de las entradas de IED es inversión nueva. Ese dinero es para construir fábricas, puertos y aeropuertos”, estimó Neil Shearing, jefe economista para mercados emergentes de Capital Economics.

[OBJECT]De hecho, construir nuevos proyectos en Brasil sigue siendo tan difícil como siempre, debido a la burocracia del país y a su volatilidad política, dicen los inversionistas. Incluso, Stark de Gazit dijo que prefería evitar desarrollar sitios desde cero debido a los desafíos burocráticos, aunque lo ha hecho en ocasiones.

En vez de eso, su estrategia fue mantenerse ágil y enfocarse en cada acuerdo. Su equipo de administración de 20 personas creció poco, a pesar de que la compañía se expandió nueve veces en términos de sus activos durante los últimos años. Se enfocaron en las propiedades que eran “grandes activos”, pero que estaban mal manejados dentro de un radio de siete kilómetros del centro de Sao Paulo, un área que es el epicentro de la mayor economía del continente.

“Si piensas que eres más listo que los lugareños y que encontrarás acuerdos sencillos, estás en el lugar equivocado”, dice y concluye la empresaria inmobiliaria, “nada es fácil”.

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.