• Regístrate
Estás leyendo: Argentina escapa del limbo de los bonos
Comparte esta noticia
Jueves , 18.04.2019 / 12:10 Hoy

Argentina escapa del limbo de los bonos

Con 16 mil 500 mdd, el país sudamericano sella la colocación de deuda más grande de la historia de una economía emergente.

Publicidad
Publicidad

Después de más de una década en el limbo, los inversores de bonos le dieron un trato de alfombra roja a Argentina y a Mauricio Macri, su nuevo presidente reformista.

Con pedidos que alcanzaron casi 70 mil millones de dólares (mdd), el país latinoamericano selló la emisión de bonos más grande de la historia que realiza una economía de mercados emergentes, con una venta de 16 mil 500 mdd de deuda pública.

Ese tipo de entusiasmo vertiginoso estuvo ausente en los últimos dos años por los solicitantes de préstamos latinoamericanos, ya que el desplome de las materias primas y la perspectiva de mayores tasas de interés en Estados Unidos alejaron a los tenedores de bonos del continente, que alguna vez fue uno de los favoritos.

La demanda voraz sorprende aún más, dados los problemas económicos del país y su historia como solicitante de préstamos llena de problemas. Desde su independencia en el siglo 19, Argentina ya cayó en impagos de deuda de gobierno en ocho ocasiones, la más reciente en 2014.

Entonces, ¿por qué hubo una sobredemanda?

El regreso de un país a los mercados después de una larga ausencia siempre llama la atención, y esta es la primera venta de deuda soberana de Argentina en más de 15 años. Pero el verdadero atractivo para los inversionistas son los rendimientos que ofrecen y la creencia que tienen de que el nuevo presidente del país puede cambiar su suerte.

En cuanto terminó el gobierno populista de Cristina Fernández de Kirchner, en diciembre, a favor de la administración más orientada al mercado de Macri, los inversores globales empezaron a considerar a Argentina como una posible nueva inversión.

La deuda a 10 años con un rendimiento de 8 por ciento —como se indicó inicialmente— se consideró lo suficientemente atractiva para superar los problemas económicos y el mal historial de pago, en especial frente al panorama de rendimientos negativos de los bonos en Japón y Europa.

Y si bien JPMorgan aún no dice si se va a incluir los nuevos bonos en su influyente índice de bonos de gobierno de mercados emergentes, los inversores tienen grandes esperanzas. La inclusión significaría nuevos compradores del universo de seguimiento de índices de inversiones pasivas.

“Es difícil resistirse a un país que regresa a los mercados con un rendimiento atractivo, no importa lo que ocurrió en el pasado”, dice Gabriel Sterne, de Oxford Economics. “Pasó lo mismo con Grecia. Incluso los inversores a los que afectó la reestructuración del país compraron su nueva deuda, aunque fuera a regañadientes”.

¿Quién compró los bonos?

Para la hora en que los bancos cerraron sus libros sobre la venta, casi 750 cuentas colocaron un total combinado de 2 mil órdenes para los bonos y sus diferentes clases de vencimientos.

Se considera a los compradores de EU como la base del acuerdo, pero los compradores van más allá de los fondos que se especializan en mercados emergentes, con carteras estadunidenses de alto rendimiento y con inversores angustiados que participaron en la oferta, según una fuente. También tuvo una “fuerte participación” de fondos de seguros, fondos de cobertura y fondos de pensiones, al igual que “algunos” fondos soberanos que compraron la nueva deuda argentina. Europa y América Latina también mostraron “fuerte demanda”, agregó la fuente.

¿Qué precio tienen los bonos?

A medida que aumentaba el tamaño de los pedidos, Argentina de manera agresiva endureció los términos.

El nuevo bono de referencia a 10 años se le dio un precio con un rendimiento de 7.5 por ciento, 50 puntos base por debajo del precio que se indicó al principio. Los bonos a más largo plazo de 30 años tuvieron un precio con un rendimiento de 8 por ciento, con un descuento de 95.76 centavos en el dólar, inferior al rendimiento del que se habló inicialmente de 8.85 por ciento.

Los bonos a cinco años con vencimiento en 2021 se vendieron con un rendimiento de 6.785 por ciento, mientras que los bonos de menor plazo, a tres años, tienen un rendimiento de 6.25 por ciento. Los rendimientos se mueven inversamente al precio de los bonos.

Eso significa que Argentina pudo solicitar préstamos a una tasa significativamente menor a las que reciben países de mercados emergentes con calificaciones de crédito similares, según Barclays. El rendimiento promedio para los bonos a cinco años de emisores comparables es de 7.51 por ciento.

Los bonos también tuvieron un precio con un rendimiento menor a los de El Salvador, que tiene mejores calificaciones de crédito.

¿Qué pasa ahora?

Argentina tuvo un regreso triunfal a los mercados internacionales, pero falta mucho para que terminen los problemas del país. Como Sean Newman, gerente de fondos de Invesco, que compró bonos, dice: “Ahora empieza el verdadero trabajo”.

El nuevo gobierno de Buenos Aires tiene en el poder menos de seis meses y enfrenta una larga lista de problemas que incluyen una inflación de 35 por ciento y la profunda recesión de uno de sus principales socios comerciales, Brasil.

Mientras tanto, las reformas que implementó Macri para afrontar esos problemas, incluida la flotación del peso para que las exportaciones sean más competitivas y el recorte a los subsidios de electricidad, agua, gas y transporte, son dolorosas para los ciudadanos.

El gobierno espera que el regreso a los mercados de capitales lleve a un aumento en la inversión extranjera y que esto sea una vía para nuevos acuerdos de empresas nacionales que utilicen la nueva deuda como referencia para los precios de sus propios bonos.

Dennis Eisele, director de mercados emergentes sindicados de Deutsche Bank, dice que la venta de deuda de Argentina “allanará el camino para que algunas” de las empresas de mayor calidad sigan el ejemplo.

La pregunta en el aire es si esta inversión llegará a tiempo.

“Es fácil seguir la moda de Argentina en este momento”, dice Mike Conelius, gerente de cartera de T.Rowe Price. “La preocupación a largo plazo es si la política va a interferir en el camino de las reformas más profundas que tiene que hacer”.

EL DATO

70 mil mdd

Monto en ofertas que alcanzaron los bonos soberanos de Argentina ayer.

2,000

Órdenes para los bonos y sus diferentes clases de vencimientos se colocaron desde 750 cuentas a la hora del cierre.

8

Veces que Argentina ha caído en impago de deuda desde su independencia; la más reciente fue en 2014.


Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.