• Regístrate
Estás leyendo: El rápido declive de Pedro Pablo Kuczynski en Perú
Comparte esta noticia
Domingo , 17.02.2019 / 21:15 Hoy

El rápido declive de Pedro Pablo Kuczynski en Perú

No se descarta que el ex presidente, que buscó que a los ancianos presos se les diera casa por cárcel como mecanismo para ayudar al ex mandatario Alberto Fujimori, pueda estar tras las rejas.


Publicidad
Publicidad

El martes, Pedro Pablo Kuczynski era un presidente del Perú que, aunque en graves aprietos, tenía esperanzas de seguir al mando. Hoy es un ex presidente que no puede salir del país y que ve fiscales hurgando los cajones de su casa en busca de pruebas incriminatorias.

La de Kuczynski es una de las más rápidas caídas que se recuerden. No se descarta hoy en día que el hombre de 79 años que desde la presidencia buscó que a los presos ancianos se les diera casa por cárcel como mecanismo para ayudar al ex mandatario Alberto Fujimori -al que al final indultó- pueda pasar algún tiempo tras las rejas.

TE RECOMENDAMOS: Kuczynski y cómo el caso Odebrecht sepultó su mandato

Eso sí, al acaudalado economista solo se lo podrá investigar y procesar por posibles delitos cometidos antes de julio de 2016, cuando asumió la jefatura del Estado. Si se descubriera que también los cometió después, está protegido por el derecho al antejuicio político en el Congreso y por una inmunidad de cinco años.

Kuczynski cayó por contradicciones cuando explicaba sus nexos con Odebrecht, la gigante brasileña de la construcción que confesó prácticas corruptas en al menos 12 países. Primero negó enfáticamente esos vínculos, después dijo que no recordaba y luego añadió versiones que para sus adversarios resultaban inverosímiles.

Lo peor que le podría pasar al ex flautista profesional de ancestro alemán-polaco-francés-suizo es que se pruebe que trabajó directamente para Odebrecht cuando era ministro del gobierno del hoy prófugo Alejandro Toledo (2001-2006), lo que está prohibido.

Lo que está claro hasta ahora es que la consultora de Kuczynski, Westfield Capital, sí asesoraba a la constructora cuando esa compañía firmaba jugosos contratos con la administración toledista, de la que él fue jefe del gabinete ministerial.

Tras negar la relación Westfield-Odebrecht y después, ante las evidencias, decir que sí la hubo pero no la recordaba por ser "desordenado", Kuczynski argumenta que para esa época se apartó de su empresa, que quedó en manos de un amigo chileno. Pero no hay ningún documento que lo pruebe.

Los riesgos para Kuczynski son frecuentes para quienes usan la puerta giratoria para pasar de los cargos públicos a las empresas privadas, en particular cuando ésta última actividad está muy relacionada, como en el caso del ex presidente, con el lobbismo (cabildeo).

Por allí apretó el partido derechista radical Fuerza Popular, que, con el control del Congreso, estuvo dispuesto a tirar abajo desde el inicio a quien venció en los comicios a su líder, Keiko Fujimori.

TE RECOMENDAMOS: Guerra entre los hermanos Fujimori derivó en caída de Kuczynski

Las contradicciones de Kuczynski ayudaron y esta semana iba a enfrentar en el Congreso por segunda vez en tres meses un proceso de vacancia (destitución). Los pronósticos eran inciertos (se requerían 87 de 130 votos para echarlo), pero el martes se selló su suerte cuando aparecieron audios y videos que aparentemente confirman que se sobornaba a congresistas para que votaran por el no.

Derrotado, Kuczynski renunció el miércoles y dos días después perdió los privilegios -no se puede procesar a un mandatario en funciones-, cuando la asunción de quien fuera su primer vicepresidente, Martín Vizcarra, le colgó el "ex" que lo pone casi en las mismas condiciones que cualquier ciudadano común.

Hoy, el juez Juan Carlos Sánchez, por pedido del fiscal Hamilton Castro, le prohibió salir del Perú por 18 meses. No hay forma de que vuelva pronto a Estados Unidos, donde vivió por más de 30 años y donde están su esposa y sus cinco hijos, oriundos todos de ese país.

Un equipo de fiscales irrumpió además en la casa de Kucynzki en el exclusivo distrito limeño San Isidro en busca de pruebas. Al ex presidente solo le tocó mirar, junto a su abogado, César Nakasaki.

En forma simultánea, otro equipo entró con la misma intención en la casa de ambiente campestre de Kuczynski en el distrito Cieneguilla, donde solía pasar sus días de sosiego.

Con muy pocos políticos dispuestos a defenderlo y una población que según sondeos lo rechaza en más de un 80 por ciento, al "gringo" se podrían venírsele días complicados. La puerta giratoria podría pasarle factura.


jamj

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.