• Regístrate
Estás leyendo: Rajoy elogia reformas en su último balance
Comparte esta noticia

Rajoy elogia reformas en su último balance

El jefe del gobierno y líder del conservador Partido Popular ofreció en La Moncloa un recuento de su gestión de cuatro años y dijo que el país “cambió de cara”. También firmó el decreto que convoca a comicios el 20 de diciembre.

Publicidad
Publicidad

Desgastado físicamente, con muchas canas y mucho más envejecido que hace cuatro años, el presidente de España, Mariano Rajoy, hizo ayer su último balance como jefe del gobierno, el cual careció de autocrítica, y aprovechó para reiterar una y otra vez que el país "cambió de cara" gracias a sus reformas. Señaló, además, que su mayor satisfacción es que España no haya sido rescatada y que se marcha con el "deber cumplido".

A Rajoy Brey le bastó apenas una hora para detallar sus cuatro años de legislatura y para firmar el decreto de convocatoria de elecciones generales, a realizarse el próximo 20 de diciembre. Hoy quedarán disueltas las Cortes.

Recordó que España estaba en 2011 en una "caída sin freno" que condenaba al país a la quiebra, la salida del euro o el rescate si alguien no ponía remedio. "Era preciso detenerla y cambiar el rumbo. Puedo decirlo con orgullo, lo hicimos nosotros", precisó.

Según el también líder del conservador Partido Popular (PP), lo primero se logró en 2012 y lo segundo en 2013. Los otros dos años han servido para avanzar a un "ritmo creciente" en las tres metas de su gobierno: empleo, crecimiento y confianza.

Indicó que la confianza se nota en el sistema financiero, "saneado íntegramente" y en el sistema de bienestar, "que ha conjurado la amenaza de la quiebra" cuando España perdió 70 mil millones en ingresos.

La recuperación, según Rajoy, fue certificada por todos los observadores y expertos, "décima arriba o décima abajo", también por el Fondo Monetario Internacional, que dice que España liderará junto con Estados Unidos este año el crecimiento de los países avanzados del G-20.

En otra parte de su comparecencia ante la prensa en La Moncloa, Rajoy advirtió al partido Ciudadanos que su cabeza "está bien situada" y que no piensa dejar que "nadie la cambie de sitio", ante la posibilidad de que la formación de Albert Rivera pida —como se especula— su cabeza para llegar a un acuerdo que permita gobernar al PP tras las generales. Además, insistió en que debe gobernar la formación que tenga "más apoyo ciudadano".

También se refirió al "desafío secesionista" de Cataluña, que busca su independencia, defendiendo su gestión en defensa "de la ley y los derechos, con prudencia y proporcionalidad" y, a preguntas de la prensa, dijo que tiene listos los mecanismos para frenar una declaración unilateral de independencia. Pero insistió en que "espera" no tener que tomar "ninguna decisión" en esta dirección porque confía en que "el sentido común y la razón acaben imponiéndose".

Rajoy también ratificó su compromiso con el "diálogo y el respeto a la ley" y dijo que el PP no incluirá en su programa una reforma de la Constitución.

Antes, el líder del Partido Socialista Obrero (PSOE), Pedro Sánchez, lo acusó de haber "mentido sistemáticamente" a los españoles en estos años y de "llegar a las elecciones agotado, sin proyecto político, incapaz de regenerar y de responder a los casos de corrupción que le afectan en primera persona".

A su vez, el líder del partido Podemos, Pablo Iglesias, celebró que Rajoy haya convocado "por fin" los comicios y denunció que su gobierno se resume en "más corrupción que nunca" y más desigualdad.

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.