• Regístrate
Estás leyendo: Mata al perro de sus vecinos y los invita a comer la carne
Comparte esta noticia

Mata al perro de sus vecinos y los invita a comer la carne

En Corea del Sur, un hombre de 62 años aseguró que mató al perro porque estaba cansado de escuchar los ladridos y luego los invitó a comer su carne sin que lo supieran.

Publicidad
Publicidad

Un granjero surcoreano mató al perro de su vecino porque no soportaba sus ladridos e invitó a su dueño a comérselo, sin que este sospechara lo que había ocurrido con su animal, indicó la policía.

El acusado de 62 años confesó el delito después de que otro vecino avisara a la familia propietaria del perro.

El hombre aseguró que estaba tan cansado de los constantes ladridos del perro, un corgi galés de dos años, que le tiró una piedra y lo dejó inconsciente.

TE RECOMENDAMOS: Patinadora de Canadá rescata perros en Pyeongchang 2018

"Asegura que, solamente después de que el perro perdiera el conocimiento, lo estranguló y lo cocinó", explicó un policía de la ciudad meridional de Pyeongtaek.

"El hombre invitó luego a sus vecinos a compartir la comida con él, incluido el padre de la familia propietaria del perro", añadió esa fuente.

La carne de perro fue durante mucho tiempo un ingrediente habitual en la cocina surcoreana. Pero el consumo se fue reduciendo a medida que los habitantes del país asiático se acostumbraron a considerar a esos animales como mascotas, y hoy en día es un tabú para las jóvenes generaciones.

El caso salió a la luz cuando una hija de la familia afectada publicó una petición en internet -que recibió 15 mil firmas- para que el culpable fuera castigado con dureza.

"Hemos recorrido toda la ciudad, repartiendo folletos con la foto del perro, un número de teléfono y ofreciendo una recompensa de un millón de wones (940 dólares) para encontrar al perro", contó la hija.

"Cuando llegué a la casa del hombre, que sólo está a tres puertas de la nuestra, mostró simpatía y prometió avisarnos si encontraba al perro", explicó.

Mientras tanto, el granjero escondía al animal, vivo o muerto, en su granero, aseguró.

El día siguiente, el acusado fue a ver a su padre, bebió con él y lo animó por la pérdida del perro.

"Incluso invitó a los vecinos a compartir la carne de perro, entre ellos mi padre, que no aceptó la invitación porque no come carne de perro", añadió.

En Corea del Sur se siguen consumiendo un millón de perros cada año, y muchos habitantes creen que su carne, que siempre se hierve para ablandarla, aumenta la energía de quien la come.


ALEC

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.