• Regístrate
Estás leyendo: Evo Morales, a las puertas de un triunfo para gobernar sin oposición
Comparte esta noticia
Miércoles , 24.04.2019 / 23:25 Hoy

Evo Morales, a las puertas de un triunfo para gobernar sin oposición

El presidente de Bolivia es claro favorito en las elecciones de hoy, lo que le permitiría lograr un tercer mandato (2015-2020) así como mantener la mayoría absoluta en el Congreso.

Publicidad
Publicidad

El presidente de Bolivia, Evo Morales, llega a las elecciones de hoy como claro favorito en las encuestas para lograr un tercer mandato (2015-2020) y con el reto de conseguir un caudal de votos que le asegure mantener la mayoría absoluta en el Congreso para impulsar reformas sin oposición.

Los últimos sondeos coinciden que ganará las elecciones en primera vuelta con un 59% de los votos contra un 18% del empresario centrista Samuel Doria Medina y un 9% del ex presidente liberal, Jorge "Tuto" Quiroga, en una elección en la que podrán votar unos 6 millones de bolivianos.

Pese a la clara ventaja de más de 40 puntos, Morales ha apuntado todos los cañones a estirar las diferencias para asegurarse la hegemonía en la Asamblea Legislativa Plurinacional, como en los últimos cinco años de gestión. Su objetivo, según adelantó, es alcanzar el 80% de los sufragios válidos y evitar el llamado "voto cruzado".

En las elecciones de 2009 un 28% de los electores cruzaron su voto apoyando en la presidencia a Morales, un indígena izquierdista de 54 años, pero optando por un candidato opositor para la diputación.

Con el control del Congreso, Morales podría tener carta libre para modificar la Constitución, en particular, según teme la oposición, para habilitar la reelección presidencial indefinida. La actual Constitución boliviana sólo permite una reelección consecutiva.

Además de los votantes que residen en Bolivia, el padrón electoral está compuesto por unos 272 mil bolivianos residentes en 69 ciudades de 33 países, que elegirán únicamente presidente y vicepresidente. A horas de los comicios, aún están en juego un 20% de votos de indecisos o de personas que afirman que votarán en blanco o nulo.

Además de los tres candidatos principales compiten por la presidencia Juan del Granado, un ex aliado de Morales que postula por el Movimiento Sin Miedo, con 3% de intención de voto, y Fernando Vargas, un indígena amazónico ecologista, del Partido Verde, con un 2% en las últimas encuestas.

La Paz, con poco clima de elección

Las horas previas a la votación muestran a la ciudad de La Paz con poco clima preelectoral. Casi no hay propaganda de los candidatos en las calles, aunque sí predominan los afiches que destacan las obras públicas del gobierno como las nuevas carreteras, el teleférico que une La Paz y la vecina ciudad de El Alto, y el primer satélite boliviano, comprado a China, que ha mejorado las comunicaciones en el país.

A pesar de los cruces de guerra verbal, que se mantuvieron en las últimas horas a través de las redes sociales -una vez que entró en vigencia el jueves la veda electoral-, la Organización de Estados Americanos (OEA) señaló que aguarda una votación "normal y participativa", según el jefe de la misión de observadores de ese organismo, el ex presidente de Guatemala Alvaro Colom.

"Yo esperaría un proceso normal y muy participativo, al estilo boliviano, que ha tenido grandes avances en estos últimos 20 años", afirmó Colom. Las votaciones abren a las 08:00 y cierran a las 16:00 hora boliviana (20:00 hora GMT).

El organismo electoral informó este sábado que ningún medio podrá dar anuncios preliminares de resultados a boca de urna antes de las 20:00 horas locales. Los analistas señalan que por las diferencias que reflejan la encuestas podría haber un resultado decisivo de la elección poco después del cierre del comicio.

Una vez se confirme el triunfo de Morales - que a este altura no está en duda - el presidente iría a Palacio Quemado, sede del gobierno, para dar un saludo y un breve mensaje, según adelantó su comando de campaña.

De la resistencia al apoyo

Luego de enfrentar una dura resistencia en sus primeros años de gobierno, que casi llega a guerra civil en 2008, Morales, primer presidente indígena de Bolivia, logró doblegar los embates de la oposición, concentrada especialmente en Santa Cruz, motor económico y la región más rica del país. Los analistas no descartan que podría triunfar por primera vez en ese difícil reducto y superar el 50% de los votos. Hace cinco años obtuvo un 42%.

Morales apoyó su campaña electoral en los logros económicos de su gestión, que convirtieron a Bolivia en uno de los países con mayor crecimiento de la región, y medidas como la nacionalización de los hidrocarburos en 2006, que le dieron cuantiosos recursos al Estado y le permitieron mejorar la distribución del ingreso en beneficio de los sectores populares.

La oposición atacó los flancos más débiles del gobierno como la inseguridad, el creciente tráfico de drogas, la pobreza extrema del orden del 20%, la desocupación juvenil, y su alianza con Venezuela, Cuba e Irán. Morales llegó al poder en 2006 con el 54% de los votos y tras la aprobación de una nueva constitución en 2009, revalidó el cargo en nuevas elecciones en las que obtuvo un rotundo 64% de los votos para el periodo 2010-2015.

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.