• Regístrate
Estás leyendo: La sequía de América en la Liga MX
Comparte esta noticia
Martes , 26.03.2019 / 20:55 Hoy

La sequía de América en la Liga MX

Las Águilas viven un escenario al que no se enfrentaron el semestre pasado: ya suman una derrota más y dos partidos sin poder marcar un gol
Publicidad
Publicidad

América entró en un periodo de análisis, los últimos resultados lo obligan a ello. Hacer autocrítica le vendrá bien para que encuentre las razones del por qué no ha estado a la altura en los juegos recientes. Irremediablemente su punto de comparación son ellos mismos, por la etiqueta de actual campeón. 

Algo ocurre con las Águilas, que no han mostrado un nivel alto ni contra León ni contra Pumas, cuando se suponía que el equipo podía mostrar una mejora por la llegada de refuerzos y la recuperación de jugadores que estuvieron ausentes en jornadas anteriores, pero no ha sido así. 

De entrada, los de Coapa suman una derrota más de las que tuvieron en el Apertura 2018, en el que solo sufrieron dos descalabros en 23 partidos; una situación que los pone por debajo de sus parámetros. Aunque no es una crisis, el momento actual sí requiere intervención del cuerpo técnico y del propio plantel para reaccionar y situarse en los puestos de Liguilla, de los que ahora se encuentran ausentes. 

El descalabro con Pumas corroboró que América ha perdido esa inercia del inicio cuando mostró el músculo del campeón. Incluso en el juego con Monterrey, en el que tuvo múltiples bajas, ofreció una buena imagen, porque compitió y puso en aprietos al actual líder del torneo. 

La derrota en CU ratificó, también, la falta gol. Mirando de nuevo al semestre pasado, América no ligó dos partidos sin marcar un gol. Otro registro adverso para el campeón, porque con León y Pumas se fue en blanco. 

El pasado domingo Roger Martínez no chutó a gol. Nico Castillo anduvo por las mismas, el chileno solo lanzó un tiro libre por encima del travesaño. Misma suerte para Henry Martín, con el descargo de que el yucateco entró cuando el partido ya vivía una fase en la que ni Renato ni Ibargüen cuajaban un buen servicio. 

El único atacante que tuvo la ocasión de medirse cara a cara con el portero universitario fue Benedetti, quien dispuso de un mano a mano que le tapó bien Saldívar y otro tiro cruzado. De ahí en fuera, nada qué destacar de los ofensivos amarillos que claudicaron (igual que los volantes) ante la zaga universitaria. 

Las ocasiones más claras que dispuso América llegaron a través de jugadores de corte defensivo: un cabezazo de Edson, un tiro de media distancia de Guido y un par de remates de Bruno que no encontraron buen destino, fue lo más cercano de las Águilas para poder igualar la pizarra, pero en esta ocasión ellos tampoco estuvieron lucidos en la definición. 

Dos derrotas al hilo encienden las alertas en Coapa, el semáforo se torna amarillo, algo que invita a una reacción inmediata, porque el campeón no puede darse ese tipo de lujos. Hay tarea a nivel defensivo, pero sobre todo a nivel ofensivo para encontrar el remedio (los goles) que solucione la sequía del campeón.

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.