• Regístrate
Estás leyendo: Dime cómo ordenas tu escritorio y te diré cómo eres
Comparte esta noticia
Martes , 23.04.2019 / 00:26 Hoy

Dime cómo ordenas tu escritorio y te diré cómo eres

Si tu zona laboral se encuentra ordenada señala que el dueño suele ser más confiable, orientado a la acción y tener bien planeado su horario para terminar el trabajo a tiempo.

Publicidad
Publicidad

Date cinco minutos y mira tu escritorio de una manera crítica, ¿qué es lo que más tienes sobre él? Papeles, plumas, libretas, plantas, etc. Fíjate bien en la forma en que te organizas y decoras tu área de trabajo, eso refleja mucho de lo que eres.

El lugar destinado para trabajar no solo se vuelve como un segundo hogar, sino que refleja lo que somos, virtudes y debilidades.

TE RECOMENDAMOS: Las cinco claves del Feng Shui para decorar tu recámara

Sam Gosling, psicólogo y profesor de la Universidad de Texas, expresa que un escritorio es la manera en que un jefe puede conocer a sus empleados: "Dice si eres una persona más saludable, feliz y productiva si los demás te ven como realmente eres".

  • Creativo y receptivo de nuevas experiencias

¿Tienes alguna piezas artísticas o acomodas tus objetos de forma singular?, esto manda la señal de ser una persona abierta a nuevas ideas y experiencias, creativo.


  • Confiable y puntual

Un escritorio desordenado no es malo, la gente creativa suele tenerlo así, pero otros podrían juzgarte incorrectamente pensando que eres desagradable y desconsiderado.


  • Extrovertido

Mantener la puerta abierta, sillas confortables y un tarro de dulces indica que la persona es muy sociable y muestra a las demás personas que es alcanzable y extrovertida.


  • Neurótico

Gosling afirma que las personas que llenan sus escritorios con frases motivacionales suelen ser más neuróticas y de esta manera tratan de mantener a la gente en buen estado emocional.




CR

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.