• Regístrate
Estás leyendo: De jardines a paraísos terrenales
Comparte esta noticia
Jueves , 21.03.2019 / 08:17 Hoy

De jardines a paraísos terrenales

La arquitectura de paisaje y el diseño de jardines ocupan un primer plano en el escenario creativo. Desde París, Christian Préaud nos habla sobre algunos aspectos de estas disciplinas.

Publicidad
Publicidad

Los tiempos en que el jardín era un sitio para contemplar desde el interior de la casa o para que los niños jugaran han quedado atrás. Las actividades del exterior, ya sean recreativas o sociales, se han multiplicado.

Así lo indica Christian Préaud, quien afirma que estas disciplinas que se ocupan de darle forma a prados, jardines y sembradíos para convertirlos en ordenados y ornamentados espacios recreacionales, no son una invención de nuestra época. Por mucho tiempo la gente concibió el jardín como una agradable acumulación de plantas y flores de la cual se encargaba la jardinería.

Nadie les había demostrado que, aún cuando carece de techo, éste es un espacio en el que se puede comer, dormir, sentarse, trabajar, caminar y entretener, tanto como en los interiores. Así que no hay motivo para no darle las mismas consideraciones que al proyecto de una casa.

Para el Arquitecto son importantes las contribuciones que un jardín aporta a una vivienda. Antes que nada, apunta que este espacio es una extensión de la casa, una continuidad que expande el área en el que tiene lugar cada aspecto de la vida diaria de los habitantes.

Desde el punto de vista económico, un jardín añade valor a una propiedad. De hecho, cada vez con más frecuencia, Atelier Jardins recibe solicitudes para que además del paisajismo de una propiedad también modifique la construcción existente. De esta manera ambos espacios, interior y exterior, estarán mejor conectados, tendrán continuidad, guardarán armonía y servirán mejor a las necesidades de los usuarios.

Con este propósito el estudio cuenta en su equipo de arquitectos y paisajistas. Queda claro que para Préaud el diseño de jardines es una propuesta arquitectónica.

Más aún: el Arquitecto considera la tierra, el clima y la flora natural local en cada uno de los jardines que diseña. Debemos aprender de lo que nos dice la naturaleza, esto posibilita que se puedan cultivar jardines exitosamente sin desperdiciar agua y verter toneladas de fertilizantes y químicos. Si se va en contra de la naturaleza, el jardín caerá en todo tipo de problemas e inevitables enfermedades.

Diseñar jardines va mucho más allá de conocer las plantas, se trata de acoplar la arquitectura con la naturaleza para hacer de una pequeña porción de la tierra el paraíso ideal del cliente. Hay que indagar en la psicología, experimentar con todo tipo de expresiones artísticas, esculpir la tierra, pintar con los colores de la materia viva y jugar con las estaciones para lograr una armonía general.

Un proyecto tiene un comienzo y un fin y es necesario mantenerse enfocado para que el corazón se mantenga abierto a la inspiración. En este proceso, Préaud se mantiene alejado de lo efímero de las tendencias, su éxito se lo debe a que sus jardines son atemporales. “Lo efímero llega y se va, lo esencial permanece”, concluye.


Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.