• Regístrate
Estás leyendo: Vandalizada y descuidada, la obra de la L3 del Tren Ligero
Comparte esta noticia
Domingo , 24.03.2019 / 15:58 Hoy

Vandalizada y descuidada, la obra de la L3 del Tren Ligero

Los trabajos ponen en vulnerabilidad tanto al peatón como al ciclista.

Publicidad
Publicidad

Las columnas que sostendrá el viaducto de la Línea 3 del Tren Ligero lucen descuidadas y en su mayoría, los grafiteros han hecho de las suyas plasmando tags/rayas en la mayoría de las estructuras.

En un recorrido realizado por MILENIO JALISCO se constató que el problema se presenta con más frecuencia en el municipio de Zapopan, donde comienza en la avenida Juan Pablo II, en las confluencias de las avenidas Ávila Camacho y Américas, hasta donde termina la obra, en avenida Tesistán casi al cruce con la avenida La Cima, casi un kilómetro después de Periférico.

Asimismo, se verificó que la mayoría de las columnas que se encuentran en la ex Villa Maicera han sido vandalizadas por amantes del aerosol, sobre todo las que se encuentran ya sin malla protectora.

Aunado a lo anterior, en las zonas aledañas a las obras del megaproyecto sólo se indican las rutas alternas a los automovilistas, y son pocos los señalamientos para los peatones, quienes se ven obligados a cruzar por entre las calles.

Uno de los puntos más críticos es el que se encuentra frente a los Arcos de Zapopan, en la colonia Centro, lugar donde no hay cabida para el peatón y los señalamientos son confusos, por lo que las personas deben cruzar entre los automóviles por la nula señalización y “pasos peatonales seguros”.

Pero quien además sufre por las obras son los ciclistas, quienes tienen que sortear su camino entre automóviles, baches, tierra, imperfecciones, piedras y peatones para llegar al final de su destino.

Aunque en la avenida Juan Pablo II existe una ciclovía confinada a los carriles centrales para los ciclistas, ésta se encuentra en el olvido y sin señalamientos, lo que provoca que además los automóviles circulen por la misma calle, ya que con los muros de contención y con los pilares en medio de las calles, los conductores se ven obligados a invadir la vía de las bicicletas, una situación que pone en peligro a los ciclistas, peatones y a los mismos automovilistas que circulan por dicha avenida.

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.