• Regístrate
Estás leyendo: SIAPA y Tlajomulco firman acuerdo, dotarán de agua al municipio en 9 meses
Comparte esta noticia
Viernes , 19.04.2019 / 07:56 Hoy

SIAPA y Tlajomulco firman acuerdo, dotarán de agua al municipio en 9 meses

Tlajomulco comprará agua al sistema estatal para corredor Chapala, Zona del Valle y Zona de Santa Anita.

Publicidad
Publicidad

A través de un proyecto de 18 meses que desarrollará el Sistema Intermunicipal de Agua Potable y Alcantarillado (Siapa), en coordinación con el Gobierno de Tlajomulco, este último dotará tres sectores de la demarcación que de manera histórica, han padecido por el abasto de agua, un problema que se fue incrementando a la par de la mancha urbana que consumió parte del municipio, pues desarrolladores y funcionarios, no contemplaron que la dotación de servicios se vería rebasada.

El pasado mes de septiembre durante el segundo informe de actividades del alcalde, Alberto Uribe, el gobernador del estado, Aristóteles Sandoval, aseguró que el municipio y el SIAPA (sistema al que no se encuentra incorporado Tlajomulco) desarrollarían un acuerdo para garantizar el abasto de agua en todas las zonas de Tlajomulco que padecen por este servicio, sin embargo, las mesas de trabajo no fueron sencillas, incluso, según lo explicó el presidente municipal, los equipos de trabajo llegaron a "levantarse de la mesa" en repetidas ocasiones pero finalmente llegaron a un acuerdo.

De tal manera, la tarde de este miércoles 29 de noviembre, en las instalaciones del Centro Administrativo Tlajomulco, el ejecutivo estatal, el SIAPA y el gobierno local, firmaron el convenio de colaboración que en materia de agua, es "de los pasos más importantes para el Área Metropolitana", consideró el gobernador, Aristóteles Sandoval.

El diagnóstico del gobierno municipal no solamente dio cuenta de que el sistema de suministro basado en la explotación de pozos profundos ya se encuentra rebasado y sobre explotado a tal grado, que hay pozos que solo ofrecen un suministro de dos litros por segundo, cuando las necesidades de la zona son de al menos 100 litros por segundo; sino que además, la calidad del agua representa un riesgo si se emplea para el consumo humano y aunado a todo esto, la infraestructura es insuficiente.


"Es como si tuviéramos popotes que no se conectan entre ellos", dijo el alcalde Alberto Uribe con respecto al sistema de colectores con el que cuenta Tlajomulco, que sólo se habilitó en algunos tramos y en muchos otros jamás se hizo una intervención debido principalmente a las distancias que existen entre un fraccionamiento y otro; entre una población y otra, una situación que a su vez genera qué el encauce de aguas negras se mezcle con ductos o canales destinados a transportar agua pluvial, imposibilitando así la explotación de esta última.

Los problemas de abasto ocurren en puntos de Tlajomulco como la Cabecera Municipal, la zona cercana a Santa Anita; pero principalmente el corredor Chapala y la Zona del Valle, en donde se estima que en monstruos habitacionales como Santa Fe, Villas de la Hacienda, Chulavista y otros, existen más de 300 mil personas que comenzaron a habitar estos puntos en los últimos 10 años, mientras que la cantidad de agua en el subsuelo, se ha ido agotando.

De manera natural, mientras más densa es la zona habitacional, mayor es el problema y la muestra sobre esta crisis del agua tiene lugar en el fraccionamiento Los Agaves, que está compuesto por vivienda de interés social y habitan cerca de 10 mil personas mismo número que sin importar que se trate de temporada de estiaje, lluvias o el invierno, les resulta insuficiente el agua que las constructoras proyectaron extraer para abastecer además de este conjunto habitacional, a otros como Los Silos, Los Ciruelos, Rancho Alegre, El Capulín y otros con densidad poblacional "H4", la máxima permitida para el desarrollo urbano, a lo que se suman las poblaciones antiguas como La Alameda, El Refugio del Valle y La Calera entre otras.


En Los Agaves es frecuente que el gobierno municipal tenga que enviar agua a través de pipas para dotar a estas familias – lo que representa un gasto anual de 20 millones de pesos - que dentro de su rutina diaria, son contados los días en que se pueden poner debajo de una regadera y esperar a que de ella salga agua caliente para tomar un baño, por el contrario, han tenido que adoptar las cubetas y la jícara como la herramienta indispensable para el aseo personal, pues además de que tienen problemas para el abasto, hasta hace algunos meses en que el ayuntamiento los dotó de tinacos, no contaban con estos, y aunque la pipa hiciera acto de presencia, la mayor cantidad de agua que podían almacenar los vecinos de este lugar, se limitaba a algunos baldes y contenedores.

Esta condición en el corredor Chapala, llevó a la administración actual a decretar una veda de vivienda, que permanecerá hasta que se garantice el suministro de agua de los probables futuros proyectos, una situación que dependería del aprovechamiento del agua del Río Verde. "Un municipio que crece de 100 mil habitantes, a 650 mil habitantes en 15 años, pues la realidad es que no hubo una buena planeación, a los vivienderos (sic) les interesa hacer casas, no les interesa la gente que vive ahí; la carretera a Chapala es una zona en donde no se puede construir en este momento ni una sola casa porque tiene una veda municipal", indicó el alcalde Alberto Uribe, decisión que asegura, les permite ordenar diversos temas entre ellos el abasto de agua.

El acuerdo con el que se pretende solventar este tipo de problemas y dotar de agua al municipio de Tlajomulco, consiste básicamente en la compra de agua al SIAPA, para lo cual se deberá crear infraestructura, un gasto de aproximadamente 900 millones de pesos para la construcción de líneas de conducción, construcción de cisternas y construcción de tanques de almacenamiento; inversión que correrá a cuenta del gobierno municipal, mientras que el pago del servicio, será absorbido por los ciudadanos, por lo que en próximas fechas se estarán instalando medidores de agua en algunos puntos conforme se vaya generando las condiciones para el abasto, y entonces el pago del servicio ya no será una cuota general como lo es actualmente, sino que irá de acuerdo al gasto que cada familia registre, "lo que haremos es que quien más consuma en todos estos lugares, más va a pagar, porque llegamos a ver que no había agua, se restablecía el servicio y veías a la gente regando su banqueta", indicó el alcalde.

El acuerdo para dotar al municipio de agua podría ser la solución de fondo para que Tlajomulco pueda garantizar este derecho fundamental a sus habitantes, un punto en el que coincidieron el alcalde Alberto Uribe y el gobernador, Aristóteles Sandoval, "vamos a empezar a ver esta nueva era, esta nueva historia, vamos a empezar a ver casos concretos donde a través de un proyecto, un trabajo coordinado de tratamiento, de plantas, en el aporte que han hecho muchos profesionales sin antes haber firmado este acuerdo ya estará beneficiando a familias de Tlajomulco", indicó el ejecutivo estatal.

El proyecto, aseguró el alcalde, está programado para entregarse en el mes de agosto, incluso, indicó que tras la licencia que tomará a su cargo para incorporarse a la coordinación de campaña de Enrique Alfaro a la gubernatura del estado, regresará a su cargo como alcalde y será él mismo el que concluya con el proceso que podría dar solución a uno de los problemas que más aquejan a la demarcación que actualmente encabeza.

El proceso para dotar de agua a Tlajomulco

En una primera etapa del proceso, una vez que el municipio construya la infraestructura hidráulica de potabilización y conducción, el SIAPA dotará al municipio de Tlajomulco con 500 litros por segundos de agua cruda del canal de Las Pintas, los cuales complementarán el servicio en la zona de Carretera a Chapala.

Para la segunda etapa, que es la más compleja, pues depende del proyecto del Zapotillo, el SIAPA dotará al municipio de Tlajomulco de manera adicional una cantidad aproximada de 300 litros por segundo, dotando de un total para la zona de 800 litros por segundo, no obstante, este abasto dependiente del Río Verde, no es necesario para el suministro de las necesidades actuales, sino que sería para solventar un planteamiento a largo plazo, por lo que de no consolidarse, permanece la posibilidad de que permanezca la veda de vivienda en el corredor Chapala.


Por otra parte, desde la zona de Toluquilla, el SIAPA dotará de 300 litros por segundo, de agua potable al municipio, y esta cantidad, servirá para complementar el servicio de las poblaciones de la Zona del Valle, entre estas, San Sebastián el Grande, Villas de la Hacienda, Santa Fe, Chulavista y otras.

En cuanto a la zona de Tulipanes, colindante con Santa Anita, el Sistema Intermunicipal dotará con ocho litros por segundo de agua potable a poblaciones de Tlajomulco a través de sus líneas de conducción que se encuentran en la colonia El Campanario en Zapopan, para ello se requerirá una interconexión a la red municipal de Agua Potable de Tlajomulco que ya está concluida, según informó el alcalde.

Tiempo de ejecución de las obras:

Se tiene previsto que para finales del próximo mes de agosto del 2018, quede operando las soluciones previstas en este acuerdo con una capacidad de 408 litros por segundo. Lo que las siguientes administraciones tendrían que pugnar para alcanzar una cuota total de 1,108 litros por segundo, que es el requerimiento proyectado en este acuerdo y que llevará un total de 18 meses como plazo para lograrse.

Costo para el municipio de Tlajomulco de agua por metro cúbico:
• Agua Potable: $7.37 por m3.
• Agua Cruda: $0.77 por m3.
Inversión en infraestructura, que es de 400 millones de pesos en 2018, correrá a cargo del municipio
Costo del servicio de agua, lo asumirá el ciudadano de acuerdo a la cantidad que consuma por vivienda
Corredor Chapala – Zona del Valle y Tulipanes, los polígonos contemplados en el acuerdo

SRN

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.