• Regístrate
Estás leyendo: "Me dijo: has de volver por tus cosas y te voy a matar", mujer maltratada
Comparte esta noticia
Domingo , 24.03.2019 / 01:23 Hoy

"Me dijo: has de volver por tus cosas y te voy a matar", mujer maltratada

María pidió a su marido llevarla al hospital por un dolor en el riñón, en la calle la golpeó, mujeres que iban pasando la ayudaron y desde hace dos meses llegó a un refugio de la ciudad de León. 

Publicidad
Publicidad

“María” llegó Desde hace dos meses a un refugio de la ciudad de León, espera un hijo, y ya tiene uno en brazos de apenas ocho meses.

Tras un dolor en el riñón, le pidió a su pareja llevarla al hospital, enojado accedió pero de regreso a casa y en plena vía pública “me dio un fregadazo aquí en la cabeza y me agarró de aquí del cuello y me quería quitar al niño, entonces yo me agarré llorando y grité”, relató a MILENIO.

María recibió ayuda de un par de mujeres que pasaban por la calle y ese sábado decidió dejarlo, “me amenaza y me dice, te vas a arrepentir y yo le dije, pues yo todavía tenía miedo, y le dije que por qué y me dijo: has de volver por tus cosas y te voy a matar”.

Recordó que a los seis meses de noviazgo ya la obligaba a caminar con la vista hacía abajo para evitarle que mirara a otros hombres.

“Si volteaba para un lado, decía que yo les gustaba o que yo provocaba a los hombres y yo le decía que no, me apretaba del pescuezo para irme agachada o me daba pellizcos en las costillas”, dijo.

Con cuatro meses de embarazo, recibió su primer golpe, al saludar a un señor; comportamiento que se intensificó al grado de dejarla encerrada en el pequeño cuarto que rentaban, del que no podía salir ni para ir al baño, pues para ello, había una cubeta.

“A veces no teníamos qué comer y pos no comíamos nada y él no quería trabajar, dinero tampoco nunca me dio”, dice la mujer, al señalar que de llegar a emplearse, el hombre ganaba 400 pesos a la semana y 125 pesos eran para la renta.

Una vez que nació el niño, ella tenía que buscar la manera y conseguir dinero para comprar al menos la leche y pañales.

“Ya le tenía mucho miedo a él -recuerda llorado- siempre me golpeaba más porque le pegaba a mi hijo (…) me decía que si yo lo dejaba, a donde quiera que fuera nunca me iba a dejar en paz, por eso es que también tengo miedo regresar”.

Actualmente es el miedo lo que le ha impedido denunciar formalmente a su pareja, pues además del que lleva en su vientre y el pequeño de ocho meses, María tiene tres hijos de 21, 16 y 14 años de edad de su primer matrimonio que duró 19 años.

Teme por la seguridad de sus hijos mayores, a quienes tampoco puede ver, pues su primer esposo los condicionó amenazando con no pagar sus estudios y corriéndolos de su casa.

Esto, después de que se disolviera la relación, que culminó con infidelidad y celos excesivos del ex marido, quien emigró a los Estados Unidos.

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.