• Regístrate
Estás leyendo: Recorrer las carreteras una vocación con sacrificios
Comparte esta noticia
Viernes , 19.04.2019 / 17:49 Hoy

Recorrer las carreteras una vocación con sacrificios

Ricardo Rodríguez, lleva 16 años como operador de transporte de carga en Grupo Lala. Cuenta que lo más difícil de este trabajo, es enfrentarse a la soledad y a los riesgos.
1 / 2
Publicidad
Publicidad

Hace 52 años, Ricardo Rodríguez García, se inició como operador de transporte de carga, recorriendo gran parte de las carreteras del país. Su oficio, heredado por su padre, le apasionó desde el primer día. 

Hoy, siendo instructor de manejo en el Centro de Desarrollo de Operadores (CDO), de Grupo Lala, recuerda con nostalgia sus andares por las carreteras, sus horas de soledad y los sacrificios que le implicó no estar en casa cuando murió su madre, ni en el nacimiento de su primer hijo. 

Ricardo tiene 36 años de operador de transporte de carga y 16 años más de trabajo en Grupo Lala.

“Mi padre fue operador, pero para serlo debes tener vocación ya que es un oficio muy pesado, sacrificas mucho tiempo, a tu familia, estar en tu casa, aunque económicamente es redituable", recordó.

Reconoció que riesgos en la carretera siempre han existido, sí hay regiones del país en que hay que cuidarse, saber donde puede detener el vehículo, hay que aprender a convivir con el peligro. 

En cuanto a preparación y habilidades, dijo que las exigencias han cambiado, antes los vehículos eran más fáciles de conducir, mientras que hoy las unidades son más modernas, tienen computadoras, con herramientas que son tecnológicas, a diferencia de cómo se enseñó a conducir. 

Las rutas han cambiado y ahora se manejan pesos mayores, por lo que la capacitación es fundamental. Además antes había menor parque vehicular y hoy esto se ha incrementado exponencialmente.

El andar por las carreteras de México le ha permitido conocer muchas personas y todas las regiones del país, interactuando con mucha gente. Pero el andar por las diferentes rutas, le ha dejado muchos aprendizajes. 

“Hay que aprender a convivir con la soledad”, reto que asegura, muchos viven, pero pocos han sabido enfrentar.

“Tienes que acostumbrarte pero hay quien no lo logra, hay quienes somos solitarios y tenemos esa dualidad, donde convives con muchas personas, pero luego no hay nadie cerca”, recuerda con nostalgia. 

El apoyo de la familia ha sido fundamental en estos casos. Antes no había celulares, Ricardo se comunicaba por teléfono desde alguna caseta en algún poblado de México, para poder suplir la ausencia física que llegada a durar de ocho a quince días cuando menos. 

La soledad le ha marcado en muchos momentos de su vida. La voz se le quiebra cuando recuerda lo que le dejó una profunda huella.

“Cuando murió mi madre, la vi hasta el siguiente día, pero te imaginas fue una situación muy difícil. Tuvimos que manejar horas con ese sentimiento de dolor, pero sabemos que el trabajo es así. Tampoco estuve cuando nació mi hijo, venía apenas de regreso a Torreón. Pero pues tienes que controlarte, sabes que estás ahí y que pueden pasar estas situaciones, es parte del oficio”.

Ricardo ni acepta ni niega, que convivir con la soledad a los choferes les hace conseguir compañía en carretera y para aguantar el ritmo se tiene que recurrir al consumo de algunas sustancias.

 “Es como todo, muchos lo hacen otros no, no podemos decir que no pasa, pero por eso se dan las capacitaciones para que el operador esté motivado”. 

Ricardo hoy es instructor en el Centro de Desarrollo de Operadores de Grupo Lala. 

El andar por carretera es para él difícil olvidar, pero ahora esta trinchera la ve como una extensión de los caminos por los que anduvo y poder trasmitir de manera positiva toda esa experiencia que ha adquirido al paso de los años, lo bueno y lo malo, con la credibilidad que le avalan estos años de trabajo por los caminos de México.


Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.