• Regístrate
Estás leyendo: Campesinos ‘cultivan’ casas en Bucareli
Comparte esta noticia
Viernes , 22.02.2019 / 09:02 Hoy

Campesinos ‘cultivan’ casas en Bucareli

Unos duermen sobre lonas o cartones, otros adentro de tiendas de campaña; unos tienen luz, otros agua, pero todos coinciden en que vienen a la ciudad a exigir más apoyo para el campo.

1 / 2
Publicidad
Publicidad

Después de sortear el colorido surtido de tiendas de campaña plantadas ayer por campesinos sobre la calle Morelos, José llega a una color verde y la patea tres veces: "¡Ya párate, Abigail!".

Esta mañana Bucareli y sus alrededores huelen a carbón encendido. Los anafres sostienen las ollas que darán el desayuno a más de 20 mil campesinos que llegaron desde Puebla, Hidalgo, Chiapas, Tlaxcala, Oaxaca, Guanajuato, Guerrero y San Luis Potosí y que hoy marchan hacia Los Pinos con consignas contra el gobierno federal, quien dicen, no quiere cumplir los acuerdos de dar más apoyo al campo.


Con una cuchara adentro de una ollita con Pozol, María le da vueltas para que no se pegue, como su piel lo hizo mientras dormía esta madrugada con la lona fría que tendió en el suelo, frente a las instalaciones de MILENIO.

"Hay que venir a reclamar al gobierno lo que prometió, ¡porque no cumple! Por eso venimos 17 autobuses desde Chiapas, sólo desde Chiapas", dice María, quien en su descuido, la ebullición derrama su bebida hecha con agua, cacao y maíz.


Pero María no se desalienta. Quita el recipiente de las brasas para seguir contando cómo le ha ido en el plantón: "Tendimos las lonas sobre el suelo y ahí dormimos con una cobija. Los trastes que traemos son de la organización y los ocupamos cuando vamos a marchas, pero aquí no hay agua y no sabemos dónde comprarla".

Aunque todos son campesinos, la organización de los campamentos es diferente. No tienen los mismos "servicios". Donde está María no hay agua, pero los que se plantaron sobre Bucareli tienen que poner botes para que no se caiga el agua que pasa por una manguera que instaron los campesinos que vienen desde Hidalgo.


La cocina de los campesinos de la Unión Nacional de Trabajadores Agrícolas (UNTA) está sobre Bucareli, unos corredores hechos con carpas, los dormitorios están frente a la cafetería La Habana que se extienden hasta Ayuntamiento, donde ya hay una valla para evitar el paso de manifestantes agresivos a la Secretaría de Gobernación.

El corredor de la cocina habla de los días en que los campesinos podrían estar plantados en los alrededores de Bucareli: cajas de huevo, kilos y kilos de cebollas cambray, costales de ejotes y carbón.


Sobre Ayuntamiento y Bucareli tienen luz. Los campesinos instalaron una extensión con varios conectores y cuando cargan los celulares se forman telarañas de cables.

Antonio ya pasa la tercera edad, como muchos de los campesinos que llegaron desde ayer a la zona. Sostiene un palo de madera con el estandarte de la UNTA, mientras espera la orden de avanzar hacia Reforma.


"Salimos desde ayer a las 4 de la mañana de Ciudad Serdán (Puebla). Nosotros nos tendimos en cartones y con una cobija. Venimos 22 personas en una combi y ahí no cabían tantas cosas. Nos dicen que vamos a estar tres días aquí, pero yo sólo estaré dos porque hay que comprar desayuno, comida y cena y eso es un gasto".

Uno que otro campesino voltea a ver los puestos de comida. Una torta y un vaso de café con leche cuestan 40 pesos. Un comerciante emprende un nuevo servicio: en un catón escribe junto a los panquecitos: "carga de celular $10".


Algunas cafeterías y estacionamientos cobran 5 pesos a los campesinos para pasar al baño. Te das cuenta de que hay un baño por las largas filas donde "hay un chingo de gente", vocifera un campesino.

José Alberto tiene amputados los dos pies, viene de Chiapas y ve desfilar a sus compañeros hacia Reforma. Su función será vigilar las cosas de los demás. "Nos dijeron que estaremos hasta una semana, depende de si hay acuerdos con el gobierno. Si hay acuerdo, luego, luego nos vamos", dijo.

Los campesinos se van a la marcha con banderas de la Coalición de organizaciones Democráticas Urbanas y Campesinas (CODUC), la Central Independiente de Obreros Agrícolas y Campesinos (CIOAC), el Movimiento Social por la Tierra (MST) y la Unión Nacional de Trabajadores Agrícolas (UNTA).


Las banderas son diferentes.

La de la CIOAC son plásticos impresos color rojo con un palito de bandera; las de la CODUC son mantas blancas y las de la UNTA es tela delgada color verde.

Los campesinos ya se van a la marcha, empuñan sus banderas y avanzan hacia Reforma. Niños, ancianos, mujeres y algunos hombres se quedan a esperar, vigilar, limpiar o preparar la comida para que esté lista cuando el contingente regrese.

Unos niños sentados en sillas forman un círculo mientras desayunan y ven pasar al contingente. Uno de ellos engruesa su voz e imita la estrofa de una consiga que ha escuchado antes: "Se ve, se siente...".


jbh

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.