• Regístrate
Estás leyendo: Gran Formato: Un Viaje por La Trece
Comparte esta noticia
Miércoles , 20.03.2019 / 08:45 Hoy

Gran Formato: Un Viaje por La Trece

Una plática con el contador José María Chávez, quien también es voluntario de la Cruz Roja, a bordo de La Trece, la ambulancia que él maneja junto con otros tres voluntarios.

1 / 7
Publicidad
Publicidad

Subimos a "La Trece", vamos a toda velocidad por las calles de Polanco rumbo a la dirección que Central indicó para atender una emergencia. La Trece es el número de ambulancia de la Cruz Roja que opera el contador y voluntario, José María Chávez, lo acompañan tres paramédicos más, dos de ellos son alumnos que aún están tomando el curso de capacitación que la institución ofrece, el tercero es Paco Samir, voluntario de rango intermedio ya con buena experiencia.

"Se necesita pasión por servir. Más allá de tus horas, de tu tiempo, pasión que pueda ayudar al resto de la humanidad", me contesta Chema mientras pisa el acelerador a fondo después de preguntarle qué es necesario para ser voluntario.


"Muchas ganas de formarse es lo que se necesita para entrar a la Cruz Roja, es una carrera técnica con diversas demandas tanto de estudio de academia, como físicas, esta formación requiere de una preparación física también, para estar en la calle se necesitan ciertas habilidades, por ejemplo, de resistencia; ganas de estar aprendiendo constantemente e ir avanzando en los módulos para después hacer tus prácticas a bordo de una ambulancia", platica José María.

"Si vas a ser voluntario, es porque tú vas a poner de tu bolsillo, donas tu tiempo, tu dinero y tu esfuerzo, la institución propiamente no te brinda recursos, como tu uniforme. Si tienes la asistencia correcta con el seguro de vida y te pone los recursos técnicos completos, el equipo de atención, la ambulancia, pero el equipo de seguridad personal ese lo tienes que aportar tú, tus botas, tu casco y uniforme, si deseas dar un plus en la atención, una mejor calidad, pues ya vas adquiriendo tus cosas", comenta.

José María es instructor nacional por la parte pedagógica, técnico en urgencias médicas intermedio y que desde hace 26 años que terminó su curso, ha manejado vehículos de emergencia, actualmente sólo los fines de semana ofrece su tiempo como voluntario.


Manejar un vehículo de emergencia requiere mucha responsabilidad, por la velocidad, el peso y las circunstancias que se presentan, es importante tener el temple de no dejarse llevar por la emoción de tener que llegar inmediatamente y hacer una maniobra poco precautoria que pueda transformarse en un accidente.

El operador de ambulancias se convierte en quien vigila a la tripulación, regularmente son los más experimentados o con mayor tiempo en la institución, capaces de analizar si una escena es segura o no o de decidir si se retiran de una emergencia sin avisar en caso de que sea necesario, ya que tienen el tiempo de analizar la situación del lugar mientras los otros paramédicos atienden específicamente a la persona afectada.


Fuera de La Trece Chema platica: "el subirse a una ambulancia o el prestar un servicio de voluntario te llena nada más a ti, esa satisfacción de ayudar o a lo mejor esa adrenalina de todo el ciclo de la emoción que tiene el enfrentarte a lo que no sabes es a veces como la sensación de que estás en un videojuego... de alguna manera vas descubriendo la forma de resolver ciertas situaciones rápidamente y es algo que la experiencia y el conocimiento de tus cursos te facilita".

La Cruz Roja es una de las mejores instituciones de este país que ha logrado trascender a lo largo de más de cien años. La gente le sigue teniendo cariño y la sigue necesitando, no podría en ningún momento cerrar sus puertas al público porque hay lugares en donde la única ambulancia o el único hospital más cercano pertenecen a la Cruz Roja. Solamente en México esta institución opera su propia red de hospitales.


José María concluye con palabras dirigidas a todos los ciudadanos mientras nos alejamos de la ambulancia, de la famosa Trece: "Capacítate, aprende, toma un curso de primeros auxilios correspondiente, ilústrate, busca en internet de fuentes confiables qué se hace en una estructura colapsada o cómo se establece un puesto de mando; acércate a las instituciones que te pueden apoyar a este entrenamiento para que entonces podamos tener una respuesta más organizada en los siguientes eventos y por lo menos tener esa capacidad de todos como ciudadanos de saber qué hacer".


La Cruz Roja tiene muchos programas en los que no es necesario estar en contacto con accidentados o heridos, donde se puede prestar el servicio de voluntariado colaborando con asilos u orfanatos, elaborando planes de capacitación en salud, planes de capacitación posteriores a un desastre, programas de evaluación de daños, programas de mantenimiento a la zona siniestrada, entre otros.


Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.