• Regístrate
Estás leyendo: Figura de Frida seguirá creciendo; la solicitan en Europa: Marta Turok
Comparte esta noticia
Sábado , 23.03.2019 / 19:45 Hoy

Figura de Frida seguirá creciendo; la solicitan en Europa: Marta Turok

La antropóloga Marta Turok destacó que seguirán descubriendo más detalles de la vida de Frida, mientras que su figura sigue creciendo con los años
Publicidad
Publicidad

El 98 por ciento de lo hallado en el ropero de la Casa Azul de Frida Kahlo y Diego Rivera son estas faldas largas, que pueden ser étnicas o de moda, y el pantalón que encontramos (con una blusa de chaquira de Chilac, Puebla), traía puesta una faja de Michoacán y le quedaba muy grande, a la mejor, era Diego y lo agarró Frida, porque es pantalonsote, apenas sostenido con una fajita. Es muy rara, está la foto donde aparece con él puesto, reveló en entrevista la antropóloga Marta Turok.

Invitada a cerrar la exposición, “Frida Kahlo a través del lente de Nickolas Muray”, que con el patrocinio de Milenio Diario Puebla, se presenta hasta hoy, martes 22 de mayo en la Galería de Arte del Ayuntamiento, Turok impartió la conferencia, “Espejos del alma: textiles e identidad en Frida Kahlo”, en la Universidad Autónoma de Puebla (UAP), después de lo cual le fue entregada, en la sede del gobierno municipal, la copia de la cédula real por la que se le otorgó el nombre de Ciudad de los Ángeles a la hoy capital del estado.

“No hay nada de Frida Kahlo con las piernas descubiertas. Cada vez que sale algo de Frida ahí voy: compre y compre y compre, y hasta mi hijo me dice ¡Ya, mamá! Estoy compre y compre porque estoy en busca de imágenes diferentes”, detalló la antropóloga especializada en textiles, aseguró.

“Vamos a seguir descubriendo a Frida: las cinco mil fotos, los cientos de carteles, las miles de páginas de cartas que aparecieron, han dado pie a muchos estudios diferentes. Cuando salimos y pusimos la primera exposición, la de los cien años, escogí, invitada por la Casa Azul y el patronato, doce atuendos del ropero abierto en el año 2005, y los expusimos en la propia Casa Azul; posteriormente Circe Henestrosa, la sobrina de don Andrés, hizo ‘Las apariencias engañan’ del 2013 al 2015, la cual tuvo mucho éxito”.

Con base en esa última exposición, asegura la antropóloga, la figura de Frida seguirá creciendo, pues “veinte museos del mundo pide y pide los trapos (bueno, ‘los trapos’ con todo el cariño del mundo ¿verdad?) Había impedimentos, pero se lograron romper y el 16 de junio se va una colección de joyería y textiles de ella al Museo V&A de Inglaterra, la cual cerraré, como en Puebla, con una conferencia. Esto va a abrir una carrera de solicitudes. A la gente que la solicitaba le decíamos que se las recreábamos, pero no querían, pues como hay este fetichismo de que es lo que ella se puso o portaba, quieren que sean los objetos de Frida”.

Y enseñarme tu ropero

Marta Turok aceptó que ella no estuvo en la apertura del ropero de Frida en el 2004; fue llamada dos años después "pues las hermanas Magdalena y Denise Rosenzweig estaban tratando de catalogar y llegué para profundizar en ese catálogo, para ver qué valores había en la ropa; algunas cosas estaban muy deterioradas y ellas hicieron una gran labor de restauración".

Desde la publicación del libro "El pincel del dolor" de Martha Zamora, la obra fue muy importante pues consigna testimonios de primera mano de gente que conoció a Frida (no de terceras personas). Empieza a dibujarse la figura mítica de Frida. Luego, las fotos de Muray muestran tanto amor entre ellos, muestran a una Frida relajada, que no está sufriendo y él se convierte en un pionero al pasar del blanco y negro al color, detalló Turok.

Precisó: "con las fotos a color, la ropa que yo vi en las fotos en blanco y negro y en sus cuadros, cambian radicalmente, porque entonces ya pude ver, valorar la ropa, a pesar del color en sus cuadros, pues éste no es detallista".

Hasta Diego Rivera, recordó, aprovechó una foto colorida de Muray para ponerla en su mural del Hotel del Prado.

Finalmente, destacó que "yo lo que descubrí es que Frida tehuana es una pequeña parte de la indumentaria (...) Frida compraba telas en una tienda de Coyoacán, por ejemplo, de Suiza, para cortinas y sus costurera le hicieron ropa, no sólo tehuana, sino victoriana y victoriana-tehuana-mazahua. Le fascinaba el color, el contraste de colores y las texturas".

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.