• Regístrate
Estás leyendo: El Tío, un ejemplo de demolición histórica en el centro de la ciudad
Comparte esta noticia
Domingo , 21.04.2019 / 19:23 Hoy

El Tío, un ejemplo de demolición histórica en el centro de la ciudad

El historiador Héctor Jaime Treviño criticó el poco respeto al patrimonio que guardan las constructoras en la localidad.

Publicidad
Publicidad

Una vez apagado el horno de piedra, no había mucha razón para que el restaurante El Tío siguiera en pie.

Por ello, desde hace algunos días, maquinaria pesada empezó la demolición del negocio, que desde 1931 servía uno de los mejores cabritos al horno de leña de la ciudad.

Ubicado en el predio que alguna vez se conoció como Quinta Calderón, sobre la avenida Hidalgo frente a la calle México, el restaurante dará paso a la construcción de un desarrollo inmobiliario.

Esta situación es una prueba del poco respeto al patrimonio histórico que guardan las constructoras en la localidad, criticó Héctor Jaime Treviño Villarreal, historiador y director del Archivo General del Estado.

“Se trata de una zona histórica, si bien en mi opinión el edificio no era relevante la importancia está en la añoranza de la gente en el restaurante”, opina el historiador.

En los primeros años del siglo XX, la Quinta Calderón ya contaba con tertulias culturales y grandes recepciones, hasta donde acudían personajes de la política local y nacional, toreros, intelectuales y artistas.

De su menú destacaba el uso del horno de piedra, cuya lumbre se alimentaba del mezquite, lo que daba un sazón diferente a los platillos ofrecidos.

Acción social

La demolición de El Tío no es la primera, pues en los últimos años han surgido casos similares.

No hace mucho se registró el derrumbe del icónico restaurante Luisiana, frente a la Plaza Hidalgo, apenas en 2012 para convertirlo en un estacionamiento.

Demoliciones de casonas o inmuebles del siglo XX se están registrando en zonas como El Obispado, La Purísima, el Centro Histórico y el Barrio Antiguo.

“Hay una indefensión porque las leyes de protección al patrimonio son muy difusas”, refiere Treviño Villarreal.

Como ejemplo, la delegación del Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH) Nuevo León solo puede solicitar protección a casonas o inmuebles construidos antes de 1900. Para los años posteriores, correspondería a Bellas Artes su custodia.

Treviño menciona que el primer cuadro de Monterrey cuenta con más de mil construcciones relevantes, aunque la custodia de la mayoría corresponde a Bellas Artes.

El ritmo de la ciudad actual tampoco ayuda mucho, pues la necesidad de contar con amplias avenidas o espacios para estacionar los vehículos atenta contra las construcciones antiguas.

Ante esta situación, el historiador conmina a historiadores y arquitectos a encontrar puntos de acuerdo, donde se proteja el patrimonio y se puedan concretar proyectos inmobiliarios.

“Lo que se pueda hacer ahora para proteger lo que nos queda es importante, el problema son las leyes laxas que tenemos”, apuntó el historiador.

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.