• Regístrate
Estás leyendo: "El buen ánimo ayudó en mi tratamiento contra el cáncer"
Comparte esta noticia
Domingo , 24.03.2019 / 22:35 Hoy

"El buen ánimo ayudó en mi tratamiento contra el cáncer"

María Esther se enteró que padecía de linfoma de hodking a los 20 años y tuvo que aislarse durante parte del proceso para vencerlo, agradeció el trato que recibió de parte de enfermeras y doctores.

Publicidad
Publicidad

María Esther fue diagnosticada con cáncer de ganglios hace 3 años cuando recién cumplía 20, situación que le cambió la vida debido a que tuvo que alejarse de sus amistades y de sus estudios para enfocarse en el tratamiento.

Narró que empezó con bolitas en el cuello, tos y a bajar de peso drásticamente, por lo que al acudir al médico a través de una biopsia le fue detectado el linfoma de hodgkin, cáncer en los ganglios.

“El primer año que empecé con tratamientos me decaí mucho, especialmente por mi cabello que fue lo que más me pudo, me platicaban del proceso y las reacciones que iba a tener pero no es lo mismo a cuando ya tú lo estás viviendo todo y ver que se te cae, no poder salir, fue difícil”.

[OBJECT]En septiembre de 2017 empezó su segundo ciclo de quimioterapias, en la cuarta sesión el médico le dio la opción del trasplante para mejorar su calidad y evitar volver a recaer, lo cual al principio la noticia la recibió con temor

“Fue temor el someterse al trasplante, el aislado, el alejarme, las consecuencias que iba a estar sin defensas, propensa a cualquier infección, pero confié en el equipo que estaba preparado, me anime y acepté”.

“Había días en los que mis ánimos estaban por debajo, pero las enfermeras me ayudaron mucho, me sacaban plática, me platicaban lo que había afuera, que novedades había, fue un trato muy bueno”.

Señala que la actitud tiene mucho que ver para enfrentar su enfermedad y poder salir adelante, ya que al mantenerse alejada de familia, amistades e incluso la tecnología como lo es teléfono o televisión, no fue nada fácil.

“Tenía una hora nada más con mis papás, entraba primero uno a la hora de comida y el otro en la cena, nada más, fue un apoyo también de ellos y mi actitud fue para adelante, había días en los que ya quería irme y decía, por qué acepté”.

Después de todo el proceso que ha enfrentado dentro y fuera del hospital, manifiesta que se siente bien y está enfocada en seguir con sus cuidados, pues ha tenido que hacer una pausa en sus estudios de educación.

rcm

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.