• Regístrate
Estás leyendo: Denuncian abuso, maltrato y homofobia en anexo
Comparte esta noticia
Jueves , 21.02.2019 / 16:43 Hoy

Denuncian abuso, maltrato y homofobia en anexo

Tadeo Campagne, activista y defensor de los derechos de la comunidad gay de Durango, habló del caso de Lía Karina Ávila Valdez, quien fue agredida cuando entró a trabajar en su adicción.

Publicidad
Publicidad

Un caso de crueldad, abuso físico, maltrato y hasta homofobia, fue denunciado por una joven de 19 años que fue ingresada a un "anexo" para el tratamiento de las adicciones.

"Hacemos la denuncia sobre el caso de abuso y discriminación en un centro de rehabilitación de la ciudad de Durango, un centro que no tiene registro en la Secretaría de Salud y que trabaja de manera irregular".[OBJECT]

"La compañera Lía fue ingresada el lunes pasado para recibir un tratamiento, pero el martes su madre se enteró de que los métodos que están utilizando son de agresión, de descargas eléctricas y tratos de discriminación y violencia".

"Además el "padrino" o encargado de este centro, utiliza su sexualidad para tratar de curar esta adicción, habla de que por ser lesbiana tiene una mente "cochina" (sic) y por eso tiene el problema de drogadicción", denunció el activista y defensor de los derechos de la comunidad gay de Durango, Tadeo Campagne.

Sin embargo, aún peor, fue la respuesta de la autoridad, en este caso de la Fiscalía y el Agente del Ministerio Público, pues pese a que la madre de la joven solicitó su intervención para poder sacar a su hija de este anexo, ante la negativa del encargado para entregarla, pero no se fincaron responsabilidades.

El anexo se encuentra ubicado en el fraccionamiento Domingo Arrieta, se llama "Ángeles de Libertad" y la persona que se hace llamar el "padrino" es Benjamín Monsiváis Jiménez.

Lía Karina Ávila Valdez, habló sobre la experiencia que tuvo al ser ingresada en este anexo y donde sufrió toda clase de vejaciones, por las que hoy pide justicia.

"Anteriormente ya había tenido un proceso por causa de mis preferencias sexuales y si me iban a ayudar en recuperación, nunca lo hicieron, de hecho salí mas resentida".

"Yo iba a trabajar sobre mi adicción, no en mi preferencia sexual", inició a narrar Lía Karina, para luego agregar "todos los comentarios que recibí fueron agresiones sexuales".

"Apenas había salido de mi trabajo, una policía municipal me detuvo y me ingresó pese a que yo les pedía que no lo hicieran porque me iban a maltratar".

"Me metieron a la fuerza, estuve sentada a la orilla de un bote de chiles y los hombres comenzaron a golpearme, reclamando porque había dicho que me trataron mal".

"Me pusieron un casco en la cabeza, me comenzaron a golpear, me tiraban y me levantaban, luego trajeron una chicharra y me dieron tres veces en la espalda hasta que grité que me dejaran".[OBJECT]

"No lloraba por lo que me decían, sino por los golpes, porque estoy acostumbrada a esos comentarios", dijo la afectada.

De esta manera, la víctima pidió justicia y que las autoridades investiguen el trabajo que se realiza en el centro "Ángeles de Libertad", pues consideró que los ingresados corren riesgo al estar en manos del quien se dice director o encargado.

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.