• Regístrate
Estás leyendo: Bolsas de concreto evitan inundaciones en Oaxaca
Comparte esta noticia
Jueves , 21.03.2019 / 20:45 Hoy

Bolsas de concreto evitan inundaciones en Oaxaca

Estos bordos de protección tienen una vida útil hasta de 100 años.

Publicidad
Publicidad

En Oaxaca se aplica nueva tecnología para evitar el desbordamiento de ríos y arroyos de la cuenca metropolitana con el fin de evitar riesgos a la población civil: se colocarán bolsas de concreto prefabricadas, con una duración de 100 años, de forma piramidal en los bordos de los cauces para que no se desgajen, se mantenga el nivel del agua y no se salga del cauce.

Es la primera vez en Oaxaca que se realizan bordos de protección con métodos avanzados en su técnica de construcción como la “bolsacreto”. Es un sistema de control de erosión para ríos y canales, compuesto por un geotextil de polipropileno relleno de concreto y con una amplia vida útil.

El delegado de la Comisión Nacional del Agua, Kalid Mohamed Báez, afirmó que para impulsar la estrategia de rescate de la cuenca del valle central de Oaxaca se destinaron 22 millones de pesos, con los que construyeron gaviones y se realizaron labores de desazolve.

Los gaviones consisten en una caja o cesta de forma prismática rectangular, rellena de piedra o tierra, de enrejado metálico de mimbre o alambre. Se colocan a pie de obra y, una vez en su sitio, se rellenan con los materiales del lugar.

Los primeros gaviones, con forma cilíndrica, se idearon en 1893 por la empresa Maccaferri para el cerramiento de la rotura de un embalse en el río Reno, en Bolonia, Italia.

Las cuencas de la zona metropolitana —donde se encuentran y ubican los ríos Salado, Atoyac, Jalatlaco, Chiquito y los arroyos San Luis y Orquídeas— en el pasado fueron fuente de vida agrícola de las comunidades, pero ante el crecimiento anárquico de la mancha urbana y la colonización, además de la creación de conjuntos habitacionales, se convirtieron en basureros a cielo abierto.

En esos lugares se depositaba cascajo, se descargaban las aguas sanitarias y hasta se arrojaban cadáveres o animales muertos, lo que convertía esos sitios en focos de contaminación, generadores de desastres y vectores de enfermedades gastrointestinales o virales como el zika, dengue y chikunguña.

Mohamed Báez mencionó que ante este escenario se inició una estrategia no aplicada antes en otras entidades para salvar los ríos, utilizando nueva tecnología para recuperarlos y evitar que se contaminen, reduciendo los riesgo para la población.

Paralelamente, en la parte jurídica, se empezó a multar a los municipios y empresas que descargan aguas sanitarias, arrojan basura, desperdicios y azolvan los cauces, al extraer ilegalmente materiales pétreos de los arroyos.

El funcionario federal puntualizó que en los últimos años las obras de protección a centros de población han cobrado vital relevancia en los proyectos y obras prioritarias que impulsa la Conagua en Oaxaca.

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.