• Regístrate
Estás leyendo: Al ritmo del no pasarán... Se impuso la intolerancia
Comparte esta noticia
Sábado , 20.04.2019 / 01:57 Hoy

Al ritmo del no pasarán... Se impuso la intolerancia

Llegan con la firme encomienda de envolver el Autobús de la Libertad en una manta gigante, antagónica de las consignas que, cual oraciones, tapizan el vehículo que comanda Juan Dabdoub

Publicidad
Publicidad

Los manifestantes, festivos, se adueñan no solo de la calle Ocampo por donde arriba al centro de Monterrey el denominado Autobús de la Libertad, en donde viaja un hombre barbado, no es de la profecía esperada, sino el del mensaje desesperado en el nombre de la familia conservadora, que busca proteger su estatus mediante la invocación religiosa que se opone a los matrimonios entre personas del mismo sexo, a la adopción de niños por parejas homoparentales y a la educación sexual en las escuelas, así como al pronunciamiento de la Suprema Corte de Justicia sobre el derecho de cualquier persona al contrato civil para unir sus vidas con quien se le pegue la gana, al margen de su género, rol sexual, papel social o conformación anatómica.

Ya los esperaban las organizaciones de la diversidad sexual, con militantes enardecidos que lograron envolver con mantas el autobús y enviarlo fuera de la ciudad.

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.