• Regístrate
Estás leyendo: Un cierre con broche de oro
Comparte esta noticia
Lunes , 25.03.2019 / 14:30 Hoy

Un cierre con broche de oro

El músico argentino, Fito Páez, hizo vibrar a sus fans laguneros que asistieron al Auditorio Municipal de Torreón, durante la clausura del Festival Internacional de las Artes Julio Torri 2015.

Publicidad
Publicidad

En los conciertos la luz que se va súbitamente anuncia que el artista subirá al escenario. A su vez, con la ida de las luces llegan los gritos combinados. Salen los gritos que los fanáticos guardan desde que conocen la música de la banda o cantante hasta que por fin los van a ver.

Los gritos y los aplausos son siempre los primeros en romper el silencio en las noches de música. Así, pues, anoche cientos de fanáticos recibieron al argentino Fito Páez en el Auditorio Municipal de Torreón, artista con el que cierra el Festival Internacional de las Artes Julio Torri 2015.

Se pensaría que por la trayectoria de Páez el Auditorio estaría a reventar, pero no fue así. De la parte de abajo estaba ocupado un poco más del 50 por ciento y en las gradas había otro tanto de gente. Eso sí, los asistentes eran buenos conocedores de la música del argentino, a coro todos cantaban la gran parte de las canciones.

El concierto abrió con RRR, de ahí siguieron Yo te amo, [OBJECT] Giros, canción que, explicó Páez, no tocaba hace 30 años, también tocó La rueda mágica, 11 y 6, entre otras.

Gran parte del público vio el concierto a través de la pantalla de sus celulares, que no bajaban para poder documentar el evento que habían estado esperando. La noche fue marcada por las emociones que expresa Fito a través de sus canciones, por las que el público sacaba con sus voces roncas siguiendo la melodía.

Además, un grupo de padres de familia aprovechó la ocasión para que sus hijos desaparecidos no se olvidaran.

"Venimos al concierto de Fito a hacer este llamado para que la gente desaparecida en Torreón, no solo nuestros hijos, no se olviden. Sabemos que Fito apoya a las causas sociales y es por eso que aprovechamos la ocasión", explicó María Elena Salazar, una de las madres de tantos desaparecidos.

Fito Páez llenó el Auditorio Municipal de emociones, llamados, de melodías clásicas. Entre sus canciones se escuchaba de cuando en cuando el nombre de Charly García. Entre los vítores del público de escuchaba el "oé oé oé". Entre las voces de los padres se escuchaba exclamar el nombre de sus hijos desaparecidos.

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.