• Regístrate
Estás leyendo: Luis Miguel, ahora sí brilló
Comparte esta noticia
Martes , 19.02.2019 / 13:37 Hoy

Luis Miguel, ahora sí brilló

A diferencia del concierto del lunes en la Ciudad de México, el cantante cumple ante regios en el Citibanamex.
Publicidad
Publicidad

Luego del vergonzoso concierto que ofreció en el Auditorio Nacional el pasado lunes, Luis Miguel se sacó la espinita con los regios al dejarse ver entero y muy sonriente en el escenario.

La presentación del cantante estaba pactada a las 21:00, pero El Sol arribó al Auditorio Citibanamex al filo de las 21:40. El convoy de tres camionetas ingresó a las instalaciones del recinto en medio de gritos de las fans, quienes, fieles al cantante, soportaron la lluvia y el frío que se registró a esa hora en la cuidad. 

El espectáculo comenzó al filo de las 22:00. Su clásica figura sobre una pantalla anunció su salida y fue entonces que, sonriente y muy repuesto, apareció del lado derecho del escenario, saludó, se quedó en pose y los músicos dejaron de tocar para que Mickey disfrutara de las ovaciones de sus fans, a quienes deleitó con un movimiento de caderas. 

Aunque comenzó retrasado el concierto 106 de la gira de Luis Miguel consintió a los regios. Comenzó la velada con “Si te vas”. 

A la segunda canción, “Solo tú”, hizo señas a su personal técnico pidiendo que subieran el volumen de los retornos del lado derecho, mientras que en el tema “Amor, amor, amor” dejó que su público coreara mientras él los veía sonriendo, al finalizar la canción y antes que las luces se apagaran, hizo una seña con la mano de que todo se encontraba bien. 

“Por debajo de la mesa” y “No tú” fueron los temas que conformaron el primer medley, uno muy romántico dedicado a sus fans.

Llegó solo a cantar 

A diferencia de otros conciertos, donde Luis Miguel interactúa con el público, en esta ocasión se limitó a hablar con los regios, a quienes ni “las buenas noches” les dio, pues únicamente se dedicó a cantar. 

A quienes disfrutaron de la presentación del cantante no les importó esta situación, pues lo que querían era ver a Luis Miguel cantando, y a cambio se animaron a robarle la letra de las canciones, en específico en “Culpable o no”, pues fue el público quien comenzó a corear el tema y posteriormente El Sol se unió a ellos. 

“Te necesito” fue otro de los temas que el público coreó a todo pulmón, incluso Luis Miguel se dio el lujo de hacer falsetes en este tema, provocando los aplausos de sus fans.

Éxitos como “Tengo todo excepto a ti”, “Hasta que me olvides” y “Palabra de honor” completaron la ronda de baladas que el cantante ofreció antes de cambiar a los boleros. 

Cabe resaltar que en los temas mencionados dejó que el público comenzara a corear primero y después él se les unía. 

Fue hasta las 22:57, cuando terminó de cantar “La incondicional”, que se animó a saludar a los regios.

“Muy buenas noches, Monterrey, ¡wow, qué publico!, ¡qué energía!, bienvenidos, gracias por estar aquí, allá a los de la última fila, mi gente de las primeras filas, los del lado derecho, lado izquierdo, vengo a cantarles de todo, muchas gracias de todo corazón por estar aquí”, mencionó el cantante, quien continuó con su presentación.

El romanticismo estuvo presente en cada momento con los boleros, sin embargo el ambiente de fiesta incrementó con la presencia del mariachi, con el que cantó ‘‘El son de la negra’’, “Qué bonita es mi tierra”, “La fiesta del mariachi” y “La bikina”, para poner fin al primer concierto en la ciudad. 

En punto de las 23:08, Luis Miguel dejó el escenario a cargo de su saxofonista mientras él fue a cambiar su elegante traje negro, cambiando el saco por un chaleco y a su grupo por un pianista. 

“La barca” fue el tema que eligió para comenzar con este bloque musical y lució una vez más su potente voz con el tema “Contigo en la distancia”. Posteriormente dio paso al mariachi y un ballet folclórico. 

En primera fila se encontraba su hermano Alex Basteri.

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.