• Regístrate
Estás leyendo: Érika Buenfil y Éric del Castillo cautivan de principio a fin
Comparte esta noticia
Miércoles , 24.04.2019 / 18:14 Hoy

Érika Buenfil y Éric del Castillo cautivan de principio a fin

Presentan en el Teatro de la Ciudad una pieza cómica e inteligente, que resultó un manjar para los amantes del espectáculo.
Publicidad
Publicidad

Regresó ayer a la Sultana del Norte Éric del Castillo como todo un “Dios”. Éste es el personaje que interpreta en la puesta en escena "Terapia divina", en la que comparte créditos junto a la actriz Érika Buenfil y que se presentó anoche en el Teatro de la Ciudad.

La pieza narra la vida de Ana (Érika Buenfil), una reconocida psicóloga infantil, quien recibe una misteriosa llamada de un hombre que pide su ayuda y solicita una sesión de terapia urgente. En ese encuentro descubre que tiene ante ella a Dios (Éric del Castillo) en crisis, abatido por el mundo actual y dispuesto a terminar con toda su creación.

La obra se convierte en un verdadero manjar para los amantes del teatro.

Es una comedia que se disfruta de principio a fin. Primero, al ver el trabajo que realizan ambos actores con reconocidas trayectorias.

Segundo, por estar arropados por una producción de primer nivel, con una escenografía muy cuidada, efectos de audio e iluminación que ayudan a introducir al espectador a su mundo.

Es de reconocer que Buenfil y Del Castillo se complementan a la perfección: presentan un cautivante texto en el que la comedia se transforma en un humor audaz, con chistes inteligentes, que nunca llegan a verse forzados.

Érika se mostró feliz y, a pesar de que siempre se entrega por completo en cada personaje que interpreta, en esta ocasión hizo un doble esfuerzo, pues entre los presentes se encontraban sus familiares, que por primera vez disfrutaron de esta puesta. Éric demostró tener una extensa y nutrida carrera actoral, pues desde que puso un pie en el escenario, el público ovacionó su presencia, misma situación que se repitió en un par de ocasiones.

Su personaje cautivó a los presentes y como lo mencionó durante la conferencia de prensa que realizó un día antes, no existe ningún otro actor en nuestro país que pueda desarrollar el personaje de Dios como lo hace él.

Nos presenta a uno amoroso, frustrado, molesto, cautivador, en pocas palabras, uno muy humano.

Al término de la función, que duró poco más de una hora con 25 minutos, el público agradeció de pie el trabajo presentado por ambas estrellas.

Terapia divina continúa en una gira por diversas ciudades de la República.

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.