• Regístrate
Estás leyendo: Corona Sunsets, fiesta con causa
Comparte esta noticia
Sábado , 23.03.2019 / 03:36 Hoy

Corona Sunsets, fiesta con causa

En el evento destacó la labor del Centro Comunitario entre Amigos, las artesanías de los huicholes, la necesidad de cuidar el ambiente y la celebración de la música electrónica.

Publicidad
Publicidad

La naturaleza de la Hacienda de San Pancho en la Riviera Nayarit se convirtió en el marco ideal para que el Corona Sunsets, la fiesta de música electrónica que nació en los atardeceres del verano en México hace cuatro años, siga haciendo historia.

Los dos escenarios, el Crown Stage y el Griffin Stage, desde las 2 de la tarde estaban listos para dar la bienvenida a los músicos protagonistas de la fiesta de los beats. De igual manera, los stands, donde además de ofrecerse la clásica cerveza y la coctelería derivada de la misma, así como hot dogs, tacos y pizzas, también estaban preparados para satisfacer a los 6000 invitados.

A partir de ese momento y hasta la medianoche el camino, adecuado para la ocasión desde el ingreso a la hacienda, registraba la asistencia de jóvenes, en su mayoría; aunque también había maduros y uno que otro veterano que respondía a la convocatoria de los pinchazos, atraídos por los estilos de Dohko B2B Andruss, Salón Acapulco, Telefunka y Mexican Dubwiser en el Crown Strage.

Aunque en la fiesta del Corona Suntsets “no se necesita ser un gran amante de la electrónica para disfrutar del ambiente”, así lo dijeron Pamela y Carlos, una pareja que obtuvo los accesos “como regalo”, y que lo mismo seguía el ritmo con el que Tun Tun abrió el ambiente en el escenario principal, que se emocionó con los beats de Bruno Martini, quien apenas dio los primeros toques a la tornamesa y de inmediato acaparó la atención del público, que para entonces, las 6 de la tarde, ya registraba una buena entrada y bailaba a unos pasos del mar.

En tanto, en el stand Entre Amigos, sus representantes compartían la labor que realizan en la comunidad de San Pancho, haciendo de la basura “material sustentable con el que creamos diferentes artículos para venderlos y ofrecer becas a niños y jóvenes de la localidad”. Bolsas, figuras de animales, aretes y diversos accesorios colocados estratégicamente en el lugar daban cuenta de las palabras que repetían a cuanto visitante se acercaba a conocer su labor.

Las creaciones de los huicholes: collares, aretes y bolsas, también se ofrecían, como parte de los atractivos alternos a la fiesta musical, donde el actor Diego Luna se ocupaba de dar voz a la labor que hace la marca anfitriona para concientizar a la gente “de lo necesario que es cuidar nuestro ecosistema, y en especial el mar, dejando de tirar basura y plástico”, como lo proyectaba un video que se repetía en otra sección del Corona Sunsets.

Para las 8 de la noche, Vintage Culture y Bakermat tomaban su rol protagónico al provocar que los asistentes no pararán de moverse en la playa.

A casi 10 horas de haberse iniciado la fiesta, aún había invitados que llegaban atraídos por el sonido de la electrónica, pero que también tenían oportunidad de pasar por el área de tatuajes, donde la inmensa fila que parecía no tener final ya era menor. Ahí lo mismo pedían que les diseñaran un dibujo en el rostro o en los brazos y una vez cumplida la petición gratuita, se encaminaban para disfrutar del house que ofreció Duke Dumont, quien cerró la cuarta edición de Corona Sunsets en México.

El origen

El concepto Corona Sunsets se creó hace cuatro años en México y se ha realizado en 17 países, entre ellos Emiratos Árabes, Japón, China, Sudáfrica, Chile y Uruguay.

El festival se distingue por presentar a exponentes de la música electrónica y las acciones que se realizan en beneficio de la comunidad donde se presenta.

Este año, la cita ha resaltado la campaña que ha creado para concientizar sobre el cuidado del ecosistema.

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.