• Regístrate
Estás leyendo: Belleza de la obra de Cri-Cri radica en su simplicidad: Enrique Chi
Comparte esta noticia

Belleza de la obra de Cri-Cri radica en su simplicidad: Enrique Chi

El actor invita a los niños a salir del universo tecnológico para disfrutar de las canciones.

Publicidad
Publicidad

Enrique Chi llama la atención de algunos pequeños que juegan en el Parque Hundido, su vestuario es colorido, propio para el anuncio que el actor hará: el espectáculo Tiliches, tambaches y cachivaches tiene una nueva casa, el teatro Xola Julio Prieto, tras su paso por el máximo recinto de la cultura del país, el Palacio de Bellas Artes.

TE RECOMENDAMOS: Rinden tributo y recuerdo a Cri-Cri

Luego de saludar e incluso subir a alguno de los juegos infantiles, Enrique elije una banca, a la sombra de un frondoso árbol, que lo inspira.

El histrión sonríe cuando los recuerdos se agolpan en su cabeza, de la relación que tuvo en su niñez con la música y cuentos de Francisco Gabilondo Soler, mejor conocido como Cri-Cri.

"Oía sus canciones, mis padres las ponían, tenían discos, veía fi guras de colores y personajes salidos de los cuentos, me vistieron del ratón con espejuelos que iba a la escuela, me tomaron una foto, que todavía tengo; mi hermana me hizo los anteojos de alambre y me pusieron las orejas de ratón, fue una etapa bien bonita, que recuerdo con cariño", contó Chi a ¡hey!

Con esas vivencia y estar involucrado en el espectáculo, que ilustra las canciones del Grillito Cantor, concebido por su hija Andrea Gabilondo, Enrique tiene la autoridad para decir que Cri-Cri encuentra "en la simplicidad de sus canciones y las historias, que también contaba en el radio, donde radica su belleza, en lo común, cotidiano, habitual, la vivencia de los mexicanos y la conducta humana".

Con ello en mente, Chi agradece la oportunidad de formar parte de Tiliches, tambaches y cachivaches un show, en el que asegura, "disfrutamos mucho de esa simplicidad que comunicamos en el escenario a los espectadores, porque el teatro es vivo, recíproco, si te equivocas tienes que improvisar, disfrutas con la gente y ahí encontramos la conexión y gusto de algo simple.

"Noble y que la gente identifique. Invita a los niños a imaginar; una persona con el mismo vestuario se pone varios accesorios: unas orejas y ya es un oso, una colita y es un conejo, una gorra y es un perro; damos la libertad de que la gente lo imagine y lo pueda hacer en su casa, saber que lo que piensan lo pueden realizar", agregó Enrique.

ES

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.