• Regístrate
Estás leyendo: Atrapados en la misma historia de amor
Comparte esta noticia
Sábado , 23.02.2019 / 18:11 Hoy

Atrapados en la misma historia de amor

Función dominical.

Publicidad
Publicidad

“¡Guerreamos porque esto es lo que sabemos hacer!”, grita un sargento en la última película de Tom Cruise, Edge of tomorrow. El principio es claro: Hollywood hace películas de guerra porque Estados Unidos es lo que sabe hacer.

Al filo del mañana es un pegote con retazos de Titanes del Pacífico de Guillermo del Toro y Groundhog day o El día de la marmota, aquella inusual comedia romántica donde el héroe se veía atrapado en un bucle temporal del que no podía salir hasta volverse como Rigo Tovar “puro amor”.

El día de la marmota es una película magnífica. Tiene muchos niveles de lectura y uno puede reír y hasta pensar mientras que Titanes del Pacífico (que a mí me gustó) se regodeaba demasiado en una imagen que no terminó por gustar al público de Estados Unidos. No fue un sonoro fracaso comercial, pero Del Toro apenas pudo devolver lo que invirtieron en producción.

La cuestión es ésta: ¿Qué ha salido de la mezcla con Mr. Tom Cruise en el batido?: un héroe que tiene que salvar al mundo de la invasión alienígena, pero que cae en un bucle temporal del que solo puede salir confiando en sí mismo y claro, en el amor.

La historia tiene sus momentos de suspenso, nadie lo niega. Por momentos es incluso emocionante. Los guionistas de Hollywood me recuerdan a esos sastres que son capaces de crear el traje a la medida de un público que busca algo relativamente barato que hacer los fines de semana. Los adolescentes que aman el cine (entre otras cosas porque es el único lugar en que dos o más pueden estar a oscuras sin presiones de mamá) puede que se sientan atraídos por esta película de guerra, saltos espacio temporales y una de esas historias de amor en las que no se estilan los besos. Hollywood ha tejido para los adolescentes un film “a la medida”.

Sobra decir que Cruise es el valor agregado para un público digamos “más madurito”. Nuestra estrella de tabloide no lo hace del todo mal, aunque como le ha sucedido a muchos actores (grandes y mediocres) nuestro héroe parece atrapado, efectivamente, en un bucle espacio-temporal que le ha impedido superar la actuación de galán veinteañero. Cruise vuelve a ser el héroe del Top Gun de los ochenta aunque creo que para el papel de oficial Cage al actor le viene mal la cara de niño. Sucede como con DiCaprio, el público se resiste a aceptar que ellos, como nosotros, envejecen también.

Edge of tomorrow es un elogio más al papel de Estados Unidos en la Segunda Guerra mundial. La cosa está matizada, claro, chinos y rusos son buenos aunque el comandante en jefe anuncia que van a movilizar las tropas de Occidente para llegar antes que los ejércitos de Pekín y Moscú a los enclaves que ha tomado el enemigo extraterrestre. Con ello parece anunciar más que una secuela de Al filo del mañana una secuela de la Guerra fría que efectivamente ya se está macerando. Estados Unidos sigue guerreando como dice aquel sargento al inicio de la película. Después de todo es lo que mejor saben hacer.


Al filo del mañana (Edge of Tomorrow). Dirección: Doug Liman. Guión: Christopher McQuarrie, Jez Butterworth, John-Henry Butterworth. Fotografía: Dion Beebe. Música: Christophe Beck. Con Tom Cruise, Emily Blunt, Charlotte Riley, Bill Paxton. Estados Unidos, 2014.

@fernandovzamora

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.