• Regístrate
Estás leyendo: Mamás que nos inspiran
Comparte esta noticia

Mamás que nos inspiran

CHIC CDMX

Entrevistamos a cuatro mujeres que cuentan sobre las diferentes maneras de ser madre, de las dificultades de ser también profesionistas y de la importancia de la equidad de género.
Publicidad
Publicidad


El día de la madre es un día para celebrar a la vida, pero por muchos años ha servido también para reivindicar una estructura social específica, donde la crianza recae únicamente en las mujeres. En esta ocasión CHIC CDMX quiso recopilar las historias y experiencias de mujeres exitosas que hablan de sus vivencias sobre ser mamás. 

Sus palabras nos invitan a la reflexión sobre el lugar que ocupa la maternidad hoy y el valor que tiene para ellas su carrera profesional. ¿Por qué se cree que el cuidado de los hijos les corresponde “naturalmente” a las mujeres?

 El hecho de que históricamente haya sido así no lo hace “natural”, solo refleja una convención social, donde no todas las voces han sido escuchadas. Estas mujeres ponen sobre la mesa cosas que serán valiosas para todas las personas que comprenden el valor del vínculo compartido con las hijas e hijos, para las personas que están pensando en embarazarse o adoptar, y para todas las demás que quieren desafiar el orden preestablecido de las cosas. 

Aunque cada relato es un universo propio, hay un hilo conductor que las atraviesa a todas: la preocupación por que sus hijas e hijos crezcan en un mundo con las mismas oportunidades, sin importar su género.

 Lo que es una constante en todas estas madres es el esfuerzo por no caer en los clichés.

 El mundo está cambiando y la maternidad debe ser una elección libre, además, entendemos también que hay muchas formas de ser mamá y que es un trabajo compartido. Para este día de la madre hay que celebrar la vida, pero, sobre todo, las historias de las mujeres que han abierto camino para que hoy podamos hablar y reflexionar sobre esto. ¡Feliz día de las madres!

Sofía Aspe 

Fundadora de Sofía Aspe Interiorismo

Desde casas a oficinas, Sofía Aspe interpreta los espacios, escucha a sus clientes y busca los puntos de encuentro entre las posibilidades materiales de los lugares y los deseos de las personas. Sabe que cada cuarto tiene la capacidad de modificar cómo se sienten las personas y trabaja a favor de ello. Además de ser profesionista es madre de dos.

¿Tu mayor reto como madre?

 Yo creo que cualquier mujer exitosa, haga lo que haga, tiene que poder malabarear su pareja, sus hijos, la familia, su parte espiritual, el hacer ejercicio, los amigos y el tiempo para hacer lo que te gusta. Tienes que aprender a priorizar y ser muy disciplinada.

 También hay que aprender a equilibrar las cosas para no dejar de hacer lo que nos gusta. 

Una mujer más allá de ser madre…

 Ser mamá es una experiencia maravillosa, es un gran regalo. Sin embargo, creo que muchas veces cuando una mujer se vuelve madre abandona todo lo demás y se vuelca completamente a sus hijos.

 Como resultado de ello, los éxitos y fracasos de tus hijos se vuelven tus éxitos y fracasos, el 10 o el 6 de un examen se vuelve una calificación para ti también.

 Creo que eso está mal, es muy pesado pensar que sus errores son también los tuyos. Es importante que haya una relación libre y respetuosa entre madre e hijo, donde quede claro que cada quién es su propia persona.

¿Qué te parece importante transmitirles a tus hijos? 

Me gustaría transmitirles a los dos que tienen las mismas oportunidades independientemente de su género. Siempre trato de ser muy consciente para no replicar estereotipos de género, donde creemos que por ser mujer te corresponden una serie de profesiones y actividades, y por ser hombre otras.Trato de romper siempre que puedo esos clichés.

 ¿El otro lado de la balanza? 

La mujer mexicana tiene un gran rol en la crianza de los hijos y dedica mucho más tiempo a trabajos del hogar que los hombres. Es importante que los hombres cada día se involucren más en la crianza y en trabajos del hogar.

 Todavía nos falta mucho en materia de equidad. La paternidad y la maternidad deberían estar más balanceadas. 

Adiós a las culpas 

Hay que dejar de sostener que existe la supermamá. Es importante dejar de sentir culpa porque tienes una vida más allá de los hijos. Hay que dejar de creer que pensar en una misma es egoísta. Es crucial no pretender que te llena solo tu trabajo, tu pareja o tus hijos. 

Tienes que poder hacer cosas que sean importantes para ti y que disfrutes. Cuando sientes culpa los hijos se dan cuenta, y con esa culpa transmites y reproduces estereotipos de género que a la fecha no nos permiten vivir en una sociedad igualitaria.

Más de Sofía...
Tu estilo de interiorismo es: ecléctico, acogedor y funcional.
Tu hobby es: amo a los perros y por eso los adopto. Ahorita tengo seis.
Un libro que te marcó: “La casa de las bellas durmientes” del escritor japonés Yasunari Kawabata, ganador del Premio Nobel.
Tu estudio es: de puras mujeres para tratar de equilibrar las cosas y poner un mínimo granito de arena en un país donde la desigualdad sigue siendo enorme.


Elena Reygadas

Chef

En el ámbito profesional, la cocina se percibe como un mundo predominantemente masculino. Sin embargo, en 2010 la apertura de ROSETTA refrescó el paladar mexicano y puso al frente del medio a Elena Reygadas, quien ganó el reconocimiento de Latin America’s Best Female Chef en 2014. Además de su aclamado restaurante, Elena tiene otros tres proyectos: LA PANADERÍA, CAFÉ NIN y LARDO; los cuales logra balancear con su trabajo de tiempo completo, ser mamá de dos niñas. 

El mayor reto de ser madre y chef es 

Encontrar un balance entre estar con mis hijas y en un restaurante. Normalmente, la gente no trabaja con horarios como los míos y menos las mujeres. En ese sentido es un reto, porque todavía se asocia mucho a la mujer como la cabeza de la familia y de la casa, entonces, se vuelve más complicado.

¿Crees que hay ideas sobre la maternidad que hay que diluir?

 Sí. Para empezar, hay muchas formas de ser mamá y hay muchas cosas que le puedes ofrecer a tus hijos aunque no estés con ellos todo el tiempo. Hay ejemplos de mujeres que dejan ver que se puede viajar y cuidar de los hijos. Y cuidar no significa, necesariamente, estar 24 horas al día con ellos. Hay que ver que hay otras posibilidades de maternidad. 

 El trabajo te enseña a ser apasionada, a seguir tu vocación y tus instintos, a tener mucho rigor y disciplina. Todo eso es lo que yo necesito para hacer lo que hago y creo que también lo necesito para ser madre, por lo menos para tener ambas cosas. Necesito ser muy organizada y muy disciplinada para levantarme, llevar a mis hijas a la escuela y luego venir a ROSETTA, mientras me hablan de la escuela o estamos organizando que vengan sus amigos a la casa.

 Y de la maternidad a la cocina 

Por otro lado, ser madre me ha enseñado a ser paciente, a saber escuchar y a tratar de ponerme en el lugar del otro. Yo creo que ser una buena madre es darles herramientas a tus hijos para que ellos puedan valerse por sí mismos. Y en la cocina sucede lo mismo, tienes que formar a tu equipo con paciencia y escuchar para tratar de darles las herramientas que necesiten. Creo que el ser madre significa ser una líder y en la cocina también se necesita eso. Ser madre y profesionista es, en realidad, una buena combinación. 

¿A qué mujer admiras de forma particular?

 Yo creo que hay varias, pero Alice Waters, por ejemplo, es una mujer que pudo estar en muchas cosas y es sumamente plena. Tiene una hija y tiene una vida propia, además de un restaurante increíble con un equipo maravilloso que la admira y respeta, sin ser esta figura de autoridad como la clásica imagen del hombre líder. Me gusta mucho cómo es el liderazgo de Alice como mujer.

Ana Paula Ordorica 

Periodista

Desde la crítica y las noticias del día al día, ANA PAULA ORDORICA está comprometida con presentar los hechos con transparencia para los lectores. Es conductora del programa A LAS TRES en Foro TV, y su columna en el universal se llama BRÚJULA, porque le parece que siempre es importante tener una guía que indique hacia dónde dirigirnos. Además, es autora del libro 2012: LOS PUNTEROS y tiene una hija y un hijo de 17 y 15 años.

 ¿Cómo fue tu primer día como madre? 

Soy de hacer mucho ejercicio todos los días. Entonces, fui a mi consulta médica vestida de hacer ejercicio, estaba lista para ejercitar después de la consulta, pero el doctor nos indicó que me tenía que quedar porque ya iba a nacer el bebé. Cuando nace un hijo es un regalo muy especial que no cambias por nada, tanto así que la mayoría de las mujeres deciden tener más de uno.

Los hijos son una experiencia maravillosa

 Creo que son los últimos maestros que tenemos como padres y me gustaría tener la posibilidad de aprovechar lo que ellos me dan todos los días. Porque sean niños y luego adolescentes, nunca hay que tratarlos como inferiores. Al final, a los hijos hay que intentar apoyarlos en lo que les guste y tratar de no fijar estereotipos.

 Hay muchas formas de ser mamá, ¿cómo es la tuya?

 Hay muchas formas de ser persona, y muchas formas de ser mamá. Yo no soy muy enojona, por lo que me dicen ellos, aunque sí me gusta ser estricta. La parte académica creo que es su responsabilidad, ya a la edad que tienen deben sacarla adelante por ellos mismos. Yo no voy tras de ellos para ver que hagan su tarea ni nada.

 ¿Cómo es la mamá mexicana?

 En México el machismo está muy arraigado y también lo generamos las madres, no nada más los padres. El esquema donde el hombre carga con toda la responsabilidad económica de la familia es tradicional y pesado. ¿Qué mejor que ser pareja? Es mejor hablar de pares, que de inferiores y superiores. Apoyarse como padres es muy importante. Me gustaría que no estuviera tan arraigada la idea de que hay ciertas carreras o profesiones que corresponden solo a hombres o solo a mujeres. Creo que hay que respetar lo que a cada quien le guste y, en esa medida, tener hijos felices.

 ¿Oportunidades legales para la equidad? 

Creo que todo el mundo debería tener más libertad, sobre todo en momentos tan locos como cuando tienes a tu cargo un ser vivo indefenso. Me parecería bien que dieran el mismo tiempo de maternidad a los padres y que ofrecieran horarios más flexibles para ambos, como pasa en compañías de tecnología o en los países escandinavos. Creo que se tiene que dar facilidades iguales a hombres y mujeres, para que la responsabilidad de cuidar a los hijos no se cargue más de un lado que de otro.


Saskia Niño de Rivera 

Fundadora y presidenta de Reinserta 

No todo el mundo tiene la virtud de entender que los problemas son sistemáticos y que las soluciones no deben de ser reactivas. SASKIA NIÑO DE RIVERA es una de esas personas. La co-fundadora y presidenta de la organización REINSERTA, trabaja activamente para mejorar la impartición de justicia penal y por el respeto de los Derechos Humanos, sobre todo, de las personas privadas de su libertad. Tiene una hija, y su trabajo le ha dado una perspectiva única sobre la maternidad.

La experiencia de ser madre me ha hecho mucho más compasiva, porque te afrontas a ti misma. Tienes que cambiar muchas cosas de tu personalidad y de tus defectos para ser la mejor versión de ti. Ser más compasiva conmigo me hace ser una mejor mamá para ella, y me encanta. No quiero decir que mi hija es mi razón para vivir porque, definitivamente, no le pondría esa carga. Pero sí creo que ser mamá alimentó mi vida de forma impresionante.

 Lo que le recomiendas a tus amigas 

Siempre que una amiga mía va ser mamá le digo que ella elija el tipo de mamá que quiere ser. Creo que es un error pensar en la imagen de la mamá perfecta que nunca se equivoca. El mayor error es juzgar y compararnos entre nosotras. En mi caso, tener otro trabajo me funciona y me gusta. Cada quién tiene que encontrar la fórmula que mejor le funcione.

 ¿Maternidad en la cárcel?

 Es inexistente, jurídicamente hablando. Aunque, por el lado de las mamás, me ha impresionado mucho ver cómo los hijos son su punto débil, incluso en los casos en los que cuestionarías sus niveles de empatía. Con mi trabajo me he dado cuenta que las personas que cometen los crímenes más graves son las que tienen historias de vida más duras, y eso es lo que no les ha permitido tener las herramientas adecuadas para lidiar con sus emociones. Por eso, trabajar en la cárcel me ha hecho ser mucho más compasiva con otras mujeres también. 

¿Vacíos legales?

 Cuando hablamos de la inclusión con perspectiva de género estamos muy lejos de ser un país referente. En materia de derechos humanos hay muchísimo por hacer, y en maternidad más. Quitar las guarderías fue un error terrible de este gobierno. Aunque, desde la iniciativa privada se puede aportar mucho en este sentido, la realidad es que legalmente no están obligados a hacerlo. Tener cuartos de lactancia en las tiendas y en las oficinas, es un buen lugar por donde empezar.

 En las cárceles hay mucho por hacer también. Existen muchos casos de mujeres que terminan en la cárcel por robar 3 mil pesos y tienen hijos menores a 15 años. No es por quitarle peso al delito, pero hace mucha falta que en los juicios estas cosas se consideren y se busquen sentencias más adecuadas. Una propuesta es que haya opciones de arrestos domiciliarios, por ejemplo. Creo que todavía hay un sesgo de género durísimo en el sistema penal.


Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.