• Regístrate
Estás leyendo: “Rocky, película que me marcó e inspiró”
Comparte esta noticia
Lunes , 18.02.2019 / 06:10 Hoy

“Rocky, película que me marcó e inspiró”

ENTREVISTA | José Guadalupe Rubio Talamantes

El ex futbolista y ahora director Municipal del Deporte en Gómez Palacio, asegura que aunque a veces le han sacado la tarjeta roja, se considera una persona con estrella y que gusta tratar bien a la gente.
Publicidad
Publicidad

Lupe Rubio, ex jugador del primer equipo campeón de Santos Laguna en 1996, nacido en el barrio de Santa Rosa de Lima en Gómez Palacio, no olvida su origen y el de sus padres en el ejido La Esperanza, cerca de la carretera a la Zarca, su padre agricultor y su madre ama de casa, donde con valores familiares y una arraigada cultura del trabajo, lograron sacar adelante a sus ocho hijos. 

Sostiene que fue Rocky, la película de Sylvester Stallone (1976) y sus secuelas, su mayor inspiración de cómo un hombre puede triunfar en la vida con esfuerzo, sacrificio y con mucho corazón. 

De ahí que uno de sus primeros deportes que le apasionó de joven fue el box, aunque lo mismo que practicó el basquetbol y hasta el futbol americano.

Preparado no solo en la cancha, sino en el nivel intelectual, el ex jugador y defensa central del Santos Laguna se mantiene vigente, nunca deja de prepararse, por ello en esta faceta donde pasó de las canchas al escritorio como titular de la Dirección Municipal del Deporte, se declara un convencido de aportar su mejor esfuerzo a todos los rincones del municipio.

¿Qué querías ser de grande?

Yo admiraba mucho el trabajo de los doctores, también de los arquitectos y eso era lo que yo quería estudiar. Los deportes siempre me gustaron, en todo momento, de hecho comencé a jugar desde niño volibol, basquetbol, futbol y participaba en las actividades físicas de atletismo. Fuí muy callejero.

¿Y en las matemáticas?

También. Nunca batallé con la escuela, la primaria la hice en la Rafael Valenzuela; secundaria en la Técnica 26 en la colonia El Refugio y la prepa en el CETIS 47 y en todas ellas fui forjando mi carácter. La carrera la hice ya grande, a los 27 años, ya jugando en Santos y me recibí como Licenciado en Administración de Empresas en la Universidad Autónoma de La Laguna, para posteriormente continuar con una Maestría en Administración y Mercadotecnia en el Tecnológico de Monterrey Campus Laguna y otra Maestría en Dirección de Organizaciones.

***

Dijo que le tocaron los diez años de dolor y gloria en el Santos, pues de comenzar en 1987 en el equipo que luchaba para no descender, pasaron al auge en 1993 al compartir con el equipo de ensueño donde figuraban Héctor Adomaitis, Richard Zambrano, Antonio “El Turco” Apud, Daniel Guzmán, Olaf Heredia y todo aquel equipo que llegó a la final contra Tecos, comenzando ahí la Santosmanía.

¿Como padre, como eres? 

Soy muy pasalón. Yo tengo cuatro hijos que los tuve mientras jugaba y que ahora ya son adultos. Todos ellos están muy bien encaminados y esa ha sido una gran labor de su mamá María del Rosario Sánchez, con quién tengo 27 años de casado.

¿Te han sacado la tarjeta roja en casa?

Como en todo matrimonio, hay altas y bajas. Hemos prevalecido, permanecido y obviamente ella es una gran mujer.

¿Como funcionario público, haces equipo?

Mira cuando llegué acá fue por invitación de mi amigo Leobardo “El Nono” Ávalos y sin haber participado en algún otro cargo público, pues aunque estuve trabajando para políticos como asesor en deportes, ayudándole al doctor Edmundo Velasco Flores en el marketing político, sí tenía conocimiento de cómo desarrollar programas, el manejo de trabajar en equipo y todo eso, más mi experiencia en el deporte, me ha ayudado a cumplir con la encomienda. Hay que hacer equipo, hay que valorar a la gente, hay que involucrar a la gente, porque al final la gente que se siente acogida, te da mejores resultados en la cancha laboral.

¿Que te gusta comer?

Soy lagunero y me encanta la harina, las gorditas. El mole, recuerdo el de mi madre acompañado de la sopa de arroz, es decir, soy de buen comer. 

¿Y la bebida?

Poco, alguna copa de vino tinto en convivencia.

¿En música, que escuchas?

Toda la música, la vernácula mexicana sobre todo, me recuerda el origen de mis padres.

¿Así como sabes bailar con el balón, también bailas con...?

La cumbia lagunera y la salsa.

¿En películas, qué género te gusta?

Me gusta mucho el cine, sobre todo de acción, como aquellas que están basada en alguna historia real. Una que me ha marcado es Rocky I de Sylvester Stallone en 1976, pues es una cinta que me motivó mucho a ser lo que fuí y lo que soy, de una historia de éxito a través de un peleador que no era nadie, pero que creyeron en él y aún en las caídas, fue escalando la gloria. Yo me proyecté en esa película, me transporté de niño a luchar por un ideal y un éxito.

¿Tienes un libro favorito?

Me gusta mucho todo lo que tiene que ver con superación personal, como Norman Vincent Peale, quien fue el autor de El Poder del Pensamiento Positivo, como de Tony Robbins, como de Alex Dey y Miguel Ángel Cornejo, pues de hecho todo eso me sirvió para mi preparación como Master y coach en Programación Neurolinguística y ser preparador mental del Santos de Primera División del 2007 al 2008

¿Y en el juego de la vida, que tal jugador eres?

Yo me considero buen jugador, he tenido muchas bendiciones. He sido una persona con estrella y me gusta tratar bien a la gente, porque todos, cada uno, se merece respeto. Y siempre aplico mucho aquello que dicen de que “Trata a la gente como te gustaría que te traten”.

Y en ello Lupe Rubio repite con pausas la máxima del entrenador español Xabier Azkargorta: “La cancha es como la vida: como juegas, vives y vives como juegas” y en ese sentido tengo claro que vida es como el juego, si eres tramposo en la cancha, eres tramposo en la vida, eres leal en la cancha, eres leal en la vida.

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.