• Regístrate
Estás leyendo: El paso mexicano por el hoyo 17 del TPC Sawgrass
Comparte esta noticia
Miércoles , 20.03.2019 / 04:36 Hoy

El paso mexicano por el hoyo 17 del TPC Sawgrass

Abraham Ancer será el cuarto golfista mexicano en participar en el campo estadounidense
1 / 2
Publicidad
Publicidad

Este jueves el golfista mexicano Abraham Ancer se convertirá en el cuarto jugador tricolor en sentir en carne propia las presiones del famoso hoyo 17 del TPC Sawgrass.

El green isla es uno de los hoyos más icónicos en el mundo del golf y son muchas las ocasiones en que EL PLAYER Championship se ha ganado y se ha perdido ahí. Un inocente par 3 que puede pasar de sueño a pesadilla en cuestión de segundos.

El actual número 63 del Ranking Mundial se estrenará en un evento en el que los primeros mexicanos, en su orden de aparición, fueron Víctor Regalado, Esteban Toledo y Carlos Ortiz. Ortiz había sido el último en jugarlo, haciendo pares en las dos rondas que jugó en 2016.

Un total de 13 golfistas latinos han jugado ahí y Toledo tiene el honor de ser el jugador con el mejor rendimiento en la historia del hoyo 17. Con seis birdies y solo un bogey o más anotados.

Los argentinos Emiliano Grillo (3-bajo par en 10 rondas, sin bogeys), Andrés Romero (2-bajo par en 22 rondas) y Eduardo “Gato” Romero (1-bajo par en 4 rondas), son los únicos otros latinoamericanos con un registro bajo par en su carrera en ese hoyo.

“La verdad que no hay sensación como llegar al green del 16 y voltear la mirada a la derecha para ver la gran cantidad de público congregado en el 17”, dice el venezolano Jhonattan Vegas. “Tiene su parte divertida, uno puede comenzar a sentir todos esos nervios y toda la energía positiva que se está generando ahí mismo”.

Vegas, quien junto a Ancer y al argentino Emiliano Grillo completa el trío latinoamericano en el field de esta semana, comprende los peligros del número 17.

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.