• Regístrate
Estás leyendo: Necaxa supera la adversidad y remonta contra América
Comparte esta noticia
Martes , 19.03.2019 / 15:43 Hoy

Necaxa supera la adversidad y remonta contra América

América no encuentra su mejor versión, anoche Necaxa le sacó el partido en el estadio Azteca, y aunque sigue en zona de Liguilla, está lejos de ser un equipo protagonista
1 / 2
Publicidad
Publicidad

América no se reconoce, se mira al espejo y solo ve algo que quiere ser, pero que aún no encuentra la forma adecuada. Cuando parecía que llegaba una semana en la que podía dar un golpe fuerte en sus aspiraciones, vino un aterrizaje duro. Necaxa le sacó el partido, se llevó los puntos que estaba pendientes de la Jornada 1 y dejó tocado al campeón que sigue sin mostrarse como tal. Un 1-3 crudo y justo.

Aunque América tuvo la gracia de la efectividad porque pegó primero en el marcador al aprovechar los desajustes de los Rayos en su zona defensiva, pero se fue desdibujando y los errores que tuvo en la retaguardia le castigaron directo en el marcador.

Parecía que sería un partido a modo cuando en los albores, Córdova ganó un rebote y entró al área, el volante surgido de la cantera mandó un tiro raso que no pudieron cortar ni Hugo González ni Cristian Calderón, la pelota le quedó a Henry, de nuevo el yucateco dio muestra de su eficacia en la zona caliente, estuvo atento y empujó la bola al fondo.

Después de eso, el juego ofensivo de las Águilas fue a menos, los Rayos espabilaron y adelantaron unos metros, empezaron a arrimarse al área de Marchesín con pelotas paradas, pero ninguna con la peligro como para inquietar al arquero argentino.

Brian Fernández lo intentaba, pero el argentino no encontraba una pelota a modo, y la que le quedó a pedir de boca y la mandó al fondo, no subió al marcador porque el VAR le anuló el tanto por un claro fuera de lugar. Ahora sí el videoarbitraje estaba atento.

Necaxa hacía como que quería, pero no progresaba, tampoco América que no llegaba con claridad. El Piojo apostó por un tridente compuesto por sus tres delanteros, Roger (cargado a la izquierda) Castillo (en el centro) y Henry (cargado a la derecha), tipos que buscaron asociarse, pero les faltó una pizca de eficacia en la conexión final.

El que parecía estar muy dubitativo en el juego era Nicolás Benedetti el colombiano apareció junto a Córdova como los interiores encargados de la creación de juego, pero el cafetalero no entraba tanto en contacto con la pelota, muchas veces estaba más cerca del área enemiga que en la zona de creación, mientras el mexicano entraba más en contacto por la pelota y era el que trataba de ser un faro en el centro del campo.

Sobre el final del primer tiempo, las Águilas volvieron a apretar en la zona de ataque, Henry lanzó otro tiro que Hugo González desvió con un lance y Benedetti sacó un tiro por encima del larguero. Con poco, América se iba en ventaja al descanso.

Sin embargo, Necaxa reaccionó y empató el juego, cuando Calderón encontró un hueco en la zaga americanista, el lateral se agregó por el centro y González lo asistió, el defensa necaxista se disfrazó de delantero, bajó la pelota con el pecho y tiró para vencer a Marchesín.

Encima, las Águilas perdieron a Roger por lesión, pero vieron la reaparición de Mateus Uribe, quien no jugaba desde el juego de ida de la final. América estaba obligado a ir por la victoria, pero su juego no evolucionaba, así que el Piojo también echó mano de Jérémy Ménez en lugar del extraviado Benedetti.

Dinamita pura de América para la última media hora, pero el que explotó fue Necaxa, que capitalizó un error de Marchesín, el portero arriesgó de más una pelota que Contreras peleó hasta el final, se la ganó y el balón le quedó a Fernández, el argentino no perdonó a puerta vacía. Marche, que otras veces ha sido héroe se convertía en villano.

Se lanzaron las Águilas a remolque y Hugo salvó un tiro de Castillo, la resistencia de Necaxa se puso a prueba. No progresaba América y hasta el infortunio le llegó a Henry que estiró el pie para tratar de rematar un balón en área y el balón se fue por encima del larguero. Y no, esta vez no hubo ese momento de heroicidad en el cuadro azulcrema, que incluso se comió el tercero en tiempo añadido.

América no encuentra regularidad, no logra colarse a la parte alta de la tabla, su juego está lejos de lo que se esperaba de ellos a estas alturas de la competencia, le hace falta que el equipo se conjugue como tal. Encima ha perdido su fiabilidad como local. Queda medio torneo por delante para que apriete el paso y se levante como le obliga su condición de campeón.


Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.