• Regístrate
Estás leyendo: Despedida de ensueño para el “Conde”
Comparte esta noticia

Despedida de ensueño para el “Conde”

Ante sus paisanos cortó dos orejas en su última tarde como matador de toros.
Publicidad
Publicidad

Luego de dejar atrás una trayectoria de 25 años como matador de toros el jalisciense Alfredo Ríos el “Conde” tuvo ayer una despedida soñada, luego de salir en hombros como resultado de una gran faena que le valió para cortar dos orejas y sentir la entrega del público que realizó una gran entrada en la plaza Nuevo Progreso.

En un reflejo de lo que fue su trayectoria se convirtió su actuación ante Auténtico, de Los Encinos, al que le realizó una faena que solo el “Conde” puede firmarla de auténtica. Si bien no hubo mucho que destacar con la muleta, fue con las banderillas cuando aquello comenzó a subir de tono, y para no dejar fiel a su sello, Alfredo dio cuenta de sus siempre reconocidas facultades físicas que parecen intactas a pesar del paso del tiempo y de las cornadas recibidas.

Ya en el tercer tercio llegó el clímax, que detonó con dos péndulos a medio ruedo y luego se fue dibujando en muletas muy largos con ambas manos. La claridad y largueza de las embestidas de Auténtico le permitieron al “Conde” dar rienda suelta de su toreo, que culminó con desatinas y una estocada para recibir dos orejas, por cierto las únicas de la tarde.

Ya había estado cerca de cortar apéndices con su primero, al cual también banderilleó con lucimiento, pero después de sendas tandas por el pitón derecho dejó una estocada defectuosa.

Quien vivió la otra cara de la moneda fue el hispano Enrique Ponce, quien encarna el papel de villano favorito en Guadalajara. Su primer astado poco le permitió debido a su escasez de fuerza. Lo más rescatable fueron los rítmicos lances a la verónica con los que recibió al toro.

Al salir el segundo astado de la tarde fue fuertemente protestado por un amplio sector del público, sobre todo del tendido cálido. Pero la réplica del valencia llegó con un toreo templado y lleno de detalles artísticos, sin faltar sus peculiares poncinas, así como derechazos flexionando una rodilla. La mala ubicación de la estocada le impidió cortar una oreja.

A su vez, Joselito Adame no tuvo ninguna opción ante su primero, que dio la impresión de lastimarse tras un fuerte impacto contra el estribo del picador. Pero salió por todas con su segundo, al cual lo toreó a la más mínima distancia ante un toro que mostraba una gran codicia el embestir. Por desgracia tampoco pudo rubricar la faena con la espada y se fue en blanco.

Ficha técnica

Guadalajara, Jal. Plaza de toros Nuevo Progreso. Cuarta y última corrida de la temporada de Aniversario. Se registró tres cuartos de entrada en una tarde con clima soleado.

Se lidiaron astados de Los Encinos y Jaral de Peñas, tres de cada hierro. Fue protestado por escasa presencia el cuarto, aunque también embistió con clase. El quinto (Los Encinos) recibió arrastre lento y destacó también el sexto (Jaral de Peñas). Pesos 540, 475, 530, 470, 485 y 480.

Enrique Ponce: (tabaco y oro): silencio y al tercio.

Alfredo Ríos el “Conde”: (verde botella y oro): silencio y dos orejas.

Joselito Adame (salmón y oro): silencio y ovación.

Incidencias: despedida de los ruedos de Alfredo Rios el “Conde” el subalterno Gustavo Campos sufrió una cornada interna en el muslo al salir de un par de banderillas, volvió más tarde al ruedo. Será operado en el transcurso de la semana.

SRN

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.