• Regístrate
Estás leyendo: Visitan réplica de la Sixtina en Querétaro y ganan un viaje al Vaticano
Comparte esta noticia
Domingo , 19.05.2019 / 06:03 Hoy

Visitan réplica de la Sixtina en Querétaro y ganan un viaje al Vaticano

Hace unas semanas Caritina, su hija y su mamá visitaron la réplica de la capilla, cuando ingresaron les informaron que una de ellas era la visitante dos millones y había ganado un viaje a Roma.
1 / 3
Publicidad
Publicidad

A sus 58 años, Caritina Hernández Ramírez cumplió el sueño de su vida: conocer la Capilla Sixtina del Vaticano y recorrerla prácticamente en exclusiva, apenas acompañada por su madre, su hija y un puñado de personas, gracias a un premio que ganó por sorpresa.

Ayer, muy temprano y antes de la apertura de los Museos Vaticanos, ella atravesó la puerta del histórico complejo cultural para admirar conmovida el recinto donde se eligen los Papas, en el corazón del Palacio Apostólico.

Con ella estaba su mamá, Eugenia Ramírez Hernández (77), y su hija, Nely Loyola Hernández. Fueron ellas dos las responsables de este viaje de ensueño, que incluyó el saludo al Papa Francisco la víspera, durante su audiencia pública semanal en la Plaza de San Pedro.

TE RECOMENDAMOS: La 'Capilla Sixtina mexicana' detalle a detalle

Hace pocas semanas, las tres fueron a visitar la Sixtina mexicana, la réplica de la capilla original vaticana que ha sido montada en la Ciudad de México, Toluca y Querétaro.

Cuando estaban ingresando con el boleto preferencial por adulto mayor de su mamá, se les acercaron los organizadores de la muestra para informarles que la señora era la visitante dos millones, por lo que se hacía acreedora de un viaje a Roma para conocer la original.


Al final, las mujeres de tres generaciones de la familia pudieron cumplir el sueño. Poco antes de las 07:00 horas locales (05:00 GMT) de ayer jueves y con evidente emoción, ellas atravesaron los pasillos de los Museos Vaticanos hasta ingresar a una Capilla Sixtina desierta, sin las multitudes de visitantes que cada día la abarrotan.

Mientras les explicaban detalles de las obras maestras, Caritina y Eugenia parecían abstraídas. Sólo atinaban a repetir sin parar, casi balbuceando: “Gracias, gracias, gracias. Es un regalo de Dios, es un regalo de Dios”.


Ante el famoso fresco del Juicio Final, de Miguel Ángel Buonarroti, ambas se hicieron la señal de la cruz y rezaron conmovidas. Algunas lágrimas escurrieron por sus mejillas. Sus camisas bordadas con motivos indígenas sobre la manta colorida parecían competir con los diseños de las paredes.

La abuela, Eugenia, preguntaba constantemente cosas a su hija, por su disminuida audición y porque solo habla náhuatl y muy poco español.

“Uno no puede creer todo esto, estar viendo aquí que todo esto es impresionante, nunca me imaginé que fuera así. Somos una familia humilde, creemos en Dios, teníamos un sueño, pero verlo aquí hecho realidad es maravilloso”, dijo Caritina.


TE RECOMENDAMOS: La Capilla Sixtina rompe récord de asistencia

Visitan al Papa

Sobre su saludo al Papa, revelaron que Francisco les dijo que son “muy aventadas” como “todos los mexicanos”. Justo a ellas, que jamás salieron de su país y lo más lejos que viajaron fue a La Paz, en Baja California Sur.

“Es una emoción muy grande por estar frente a una persona que representa a Cristo, es maravilloso, se siente una gran emoción que uno tenga la posibilidad de estar ante esas personas tan importantes”, indicó.

“Es maravilloso conocer dónde eligen al Papa, yo sólo había visto esto en películas, pero ahora se hizo realidad estar aquí, donde eligieron también al Papa Francisco porque solamente habíamos seguido quién iba a quedar por la televisión”, agregó.

MCM

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.