• Regístrate
Estás leyendo: Todo se describe con música
Comparte esta noticia
Viernes , 19.04.2019 / 21:47 Hoy

Todo se describe con música

Al anunciar la muerte del trompetista y cantante Hugh Masekela, el ministro de Cultura de Sudáfrica comentó: “Un baobab ha caído”.

Publicidad
Publicidad

Al anunciar la muerte del trompetista y cantante Hugh Masekela el 23 de enero en Johanesburgo a los 78 años, el ministro de Cultura de Sudáfrica comentó: “Un baobab ha caído”. Trasplantado de África a Estados Unidos por motivos políticos en los años 60, esta leyenda de la música cultivó una obra germinada con jazz, rock, pop y música tradicional africana. A principios de los 90 regresó a su tierra, donde fue un elemento fundamental en la lucha contra el apartheid. “Mi obsesión es la renovación de la tradición cultural de África y a eso me dedico todo el tiempo”, me dijo en una entrevista antes de su presentación en el Festival Internacional Cervantino en 2004.

El hombre que eligió su instrumento a los 13 años, luego de ver la película Música en el alma, en la que Kirk Douglas interpretaba al cornetista Bix Beiderbecke, comentaba que la música fue su primer lenguaje: “en mi nación no tenías que ir a la escuela para aprenderla porque la entendías de inmediato. Sudáfrica es un país de recolectores de música de todas partes porque estamos rodeados de música. Todos en mi país son músicos, todos cantan y pueden hacer el funk de Estados Unidos, el jazz o nuestras propias canciones”.

Recordaba que a la par que se maravilló con el jazz en la Unión Americana en los años 60, percibió la situación de los músicos negros más aventurados: “Eran los tiempos del macartismo y los músicos negros se habían convertido en una fuerza social importante, así que era necesario matar esa situación y dejar que los blancos tuvieran otra vez elmanejo de la música. Entonces surgió el rock and roll, el cual mató el movimiento de los músicos negros. Se asesinaba a los líderes negros del movimiento por los derechos civiles y se vivía un clima de racismo muy fuerte. Al contrario de Sudáfrica, donde los policías te seguían de cerca haciéndote sentir incómodo, si salías de Nueva York podías ser asesinado por cualquiera”.

Masekela fue muy claro al advertir que cuando todas las guerras terminen, África podrá ser libre. “Entonces seremos capaces de proyectar al mundo nuestra propia cultura. Cuando no seamos explotados, especialmente por Occidente, entonces tendremos el poder de presentar nuestra música. Pero todavía sufrimos los efectos de destrucción del colonialismo. Nuestra cultura no será conocida hasta que seamos dueños de nuestras propias estaciones de radio y televisión, cuando hagamos nuestras propias películas y nuestras propias compañías de grabación. No somos dueños de nada de esto”.

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.