• Regístrate
Estás leyendo: Steven Brown, un estadunidense que hace música en la sierra mixe
Comparte esta noticia

Steven Brown, un estadunidense que hace música en la sierra mixe

El bajista, quien se considera un Robinson Crusoe, llegó a nuestro país sin haberlo planeado, fundó el grupo post-punk Tuxedomoon y hoy lleva aquí más de 20 años tocando con diversos grupos


1 / 3
Publicidad
Publicidad

Steven Brown es un músico y compositor nacido en Chicago, miembro fundador del grupo avant garde, post-punk, Tuxedomoon (San Francisco, California, 1977) junto con el violinista Blaine L. Reininger y el bajista Peter Principle. Su primer álbum Half-Mute apareció en 1980 en Ralph Records, sello del grupo experimental The Residents. Después de la grabación de su segundo álbum Desire, en 1982 decide mudarse a Europa, primero a Rotterdam y luego a Bruselas, grabando una serie de álbumes como Ship of fools, Divine y Holy wars, varios discos a dueto con Blaine Reininger y otros como solista, incluyendo el celebrado Music for piano y Brown plays tenco.

En 1993 Steven Brown vino a México y realizó una serie de presentaciones alternando con el grupo experimental mexicano Decibel; poco tiempo después decidió quedarse a vivir en el país, donde formó el grupo Nine Rain junto con José Manuel Aguilera (Sangre Azteca, Jaguares, La Barranca) y el ex miembro de Tuxedomoon Nikolas Klau, con quienes grabó seis discos y realizó una gira por Europa. Steven tiene su residencia en las afueras de la ciudad de Oaxaca, donde ha trabajado también con su propia banda, Cinema Domingo Orchestra, musicalizando películas mudas, además de colaborar en grabaciones y conciertos con una banda de la sierra Mixe. Compuso también la música para el documental premiado El Informe Toledo, editó un álbum con la agrupación Ensamble Kafka y un nuevo disco con Blaine Reininger llamado Monte Albán.

Tras su disolución a principio de los 90, Tuxedomoon volvió a reformarse y desde entonces han seguido grabando discos (Cabin in the Sky, Vapour Trails, Pink Narcissus) y realizando conciertos, así Steven Brown ha pasado 20 años viendo entre México y Europa.

Me encontré con Steven Brown en el Teatro de la Ciudad “Esperanza Iris” para realizar esta entrevista, durante la prueba de sonido para la musicalización del filme silente Las tres luces, de Fritz Lang, en la inauguración de la decimoquinta versión de la Semana de Cine Alemán.

¿Qué te decidió a vivir en México?

Ja, ja, ja… ¿Es una pregunta en broma? Yo no lo decidí; nunca jamás tuve la intención de venir a vivir a México. Yo quería salir de Bruselas. Nikolas (Klau) y yo tuvimos la loca idea de ir a Belice. Para ir a Belice desde Bruselas tienes que viajar a México. Así que llegamos aquí y fue un gran shock, al grado que Nikolas ya no quiso seguir el viaje a Belice y decidió quedarse. Yo me fui a Belice con Martine, manager de Tuxedomoon y nos pasamos tres semanas allí con la idea de iniciar una nueva vida. Decidí que Belice no era para mí, seguramente es un lugar muy interesante, pero no hay nada ahí. Si hubiera tenido 20 años menos habría sido más interesante. Así que regresé a México junto a Niko y la energía era muy intensa; quizá la altura de la Ciudad de México tuvo algo que ver, tan diferente a Bruselas —que está a nivel del mar —, donde habíamos vivido muchos, muchos años. Regresamos a Bruselas y decidimos volver a vivir aquí un año después. Ahora que lo pienso fue algo tan ingenuo como lo fue el irnos a vivir a Bruselas, sin tener visa, sin tener nada, es un poco la misma locura.

Llevas más de 20 años en México, ¿podrías hablarnos de los proyectos que has llevado a cabo aquí?

Al principio el proyecto no tenía nombre, éramos Niko, yo y otros músicos diferentes, tus amigos fueron los primeros músicos que encontré: Illy, Carlos (Robledo), el nombre de Nine Rain vino después. Yo quería cobrar mi pensión y pensaba que México era un país socialista que daba dinero a los artistas, pero me equivoqué, me di cuenta que tenía que trabajar y formé Nine Rain con Niko, José Manuel Aguilera y muchos músicos que entraban y salían, hicimos seis o siete discos. Di clases de inglés, de saxofón...

En 1998 volvió a arrancar Tuxedomoon, pero no fue sino hasta 2001 que empezamos de nuevo realmente. Mientras tanto yo estaba aquí, como Robinson Crusoe, buscando la manera de sobrevivir. Trabajé por mi cuenta haciendo música para danza, para cine, etcétera. Nine Rain continúo hasta 2012, creo que el último concierto fue en Rusia, en Siberia, en un lugar muy lindo. Tocamos en el pueblo natal de Tchaikovsky y de Serguéi Diáguilev. Yo fui a la casa de Diáguilev (fundador de varios ballets rusos). Fui a Rusia con Nine Rain y los Mixes.

Trabajé casi seis años con los Mixes, subí a la montaña en Oaxaca con Hugo Versalles y Hugo Martínez y su grupo. Empezamos a trabajar juntos, hicimos dos discos, dos dvd, giras nacionales y europeas, este proyecto duró cinco años y medio.

En 2010 inicié Ensamble Kafka, cuando aún estaba funcionando Nine Rain. Lo que presento hoy es Cinema Domingo Orchestra, un proyecto que tengo en Oaxaca desde hace 15 años, componiendo música para películas mudas. Empezó como una fiesta en el jardín de mi casa en Oaxaca. Tenía dos proyectores, donados por el Instituto Göethe, y unas películas de 16 milímetros, junté amigos músicos de la ciudad de Oaxaca y empezamos a tocar haciendo melodías para películas, continuando hasta el día de hoy.

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.