• Regístrate
Estás leyendo: Las piedras hablaron: restos en Templo Mayor son del templo a Ehécatl
Comparte esta noticia

Las piedras hablaron: restos en Templo Mayor son del templo a Ehécatl

Arqueólogos confirmaron que frente al adoratorio de Tláloc se encuentra el templo al dios del viento, una edificación de más de 30 metros de longitud.
Publicidad
Publicidad

Hace 7 años, arqueólogos del INAH descubrieron vestigios de edificios que formaban parte del Templo Mayor. Hoy se ha confirmado que esos restos de más de medio milenio —que según fuentes históricas se encontraba frente al adoratorio de Tláloc— pertenecen al Templo de Ehécatl. Raúl Barrera, arqueólogo encargado del proyecto, confirma que ambos edificios fueron usados desde 1481 hasta 1519.

Durante este tiempo, en distintos lapsos, el equipo del Programa de Arqueología Urbana (PAU) ha logrado descifrar esta edificación: una estructura rectangular de 34 a 36 metros de longitud, que en su parte posterior tiene adosados dos cuerpos circulares, el mayor con 18 metros de diámetro aproximadamente, que se encuentran separados por un andador de 1.10 metros.

TE RECOMENDAMOS: Gracias a estadunidense, arte prehispánico vuelve a México

[OBJECT]Durante las labores, a espaldas de la Catedral Metropolitana, el PAU descubrió también una plataforma de 9 metros de ancho limitada por el cabezal poniente de la Cancha del Juego de Pelota. En este espacio, que estaba alineado al adoratorio del dios guerrero Huitzilopochtli, se detectaron los restos de una escalinata por donde debieron ingresar los combatientes a la cancha ritual.

Ambos edificios estuvieron en uso por lo menos desde 1481 (durante el gobierno de Tízoc) y en los subsecuentes mandatos de Ahuízotl y Moctezuma Xocoyotzin, hasta 1519, coincidiendo con la llegada de los españoles. Consumada la conquista, los edificios tenochcas fueron desmantelados paulatinamente en sus etapas superiores para construir la capital virreinal.

Desde hace 25 años, en el corazón de la Ciudad de México, el PAU rescata y protege lo que permanece de “la fama y la gloria de la antigua México-Tenochtitlan”, una ciudad que perduró dos siglos, entre 1325 y 1521. En los últimos años, este exitoso proyecto del Museo del Templo Mayor ha visto incrementar la cantidad de hallazgos.

El PAU, surgido en 1991 a iniciativa del investigador emérito del INAH, Eduardo Matos Moctezuma, resume sus acciones en siete cuadras del Centro Histórico, que suman los 500 metros por lado sobre los que se extendió el centro ceremonial tenochca, constituido por alrededor de 78 edificaciones, de las cuales se tiene evidencia arqueológica de poco más de la mitad.


ASS

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.