• Regístrate
Estás leyendo: Miami: arte y lujo inmobiliario
Comparte esta noticia
Domingo , 21.04.2019 / 17:38 Hoy

Miami: arte y lujo inmobiliario

En Florida se han realizado grandes y fastuosas obras que incluyen desde pinturas y esculturas hasta un diseño que combina estética con sustentabilidad.

Publicidad
Publicidad

La tendencia que promueven los grandes proyectos inmobiliarios es que la arquitectura, el diseño y el arte contemporáneo vayan de la mano con el lujo y la exclusividad. El más claro ejemplo de que esta propuesta se impone se observa en Florida.

Con esta perspectiva multidisciplinaria, el equipo integrado por los desarrolladores Gary Cohen y Greg Freedman (de BH3), Daniel Lebensohn y Charles Phelan, así como por Sieger-Suárez Architectural Partnership y por el diseñador Steven G, crearon el lujoso desarrollo residencial Torres Gemelas, en una isla privada, la última ubicada en el sur de Florida, en las aguas de Aventura Intracoastal, con el nombre de Privé at Island Estates.

El arquitecto Charles Sieger dice a MILENIO que hace cinco años se empezó a construir en una isla que era propiedad de Cohen, con un concepto no solo de distinción sino también de sustentabilidad. Prueba de ello son los manglares que se preservan y el aprovechamiento que se hace de la luz del día en cada uno de los desarrollos residenciales.

La idea es que las personas que vivan en este mágico y cotizado lugar de más de tres hectáreas, donde se despliegan dos amplias albercas olímpicas y un puerto privado, con espacio para yates de hasta 41 metros de largo, se sientan especiales.

Steve G, quien está al frente de la compañía más famosa e innovadora de diseño de interiores, destaca que las torres “cuentan con las caras del día y la noche, lo que por sí mismo es maravilloso porque es como si se viviera en un yate”.

Él tuvo libertad para concretar sus propuestas; comenta que ha sido una ardua labor que implicó largas horas de trabajo para convertir este lugar en una prestigiosa isla con 160 departamentos con vista de 360 grados hacia el mar, característica casi imposible de encontrar en cualquier otro lugar del sur de Florida, donde la privacidad convive con la belleza de las diversas manifestaciones artísticas.

Las residencias de las dos torres de 16 pisos cada una, con precios que van de los 2.2 a los 8.5 millones de dólares, fueron concebidas bajo esta nueva tendencia por el reconocido despacho Sieger-Suárez.

Acervo artístico

Con la finalidad de propiciar un ambiente cultural, en los vestíbulos de las dos torres fueron colocados, de una manera espléndida, cuadros de gran formato que acompañan a dos esculturas de acero inoxidable en pulido espejo, del innovador artista australiano Mathew Harding, galardonado con el Premio Nacional de Escultura McClland.

Dichas esculturas generan un gran impacto visual a quien llega por primera vez a este sitio de cinco estrellas y de privacidad absoluta; con ello se cumple el objetivo del artista: sorprender y deleitar al espectador, aunque su principal función y para lo que fueron realizadas es para encantar a la comunidad de Privé.

Los increíbles pasillos del desarrollo lucen un diseño especial: las puertas de los elevadores fueron pintadas con pincel, mientras que las paredes de los departamentos están decoradas por obras de importantes artistas, cuyas firmas “integran la colección multimillonaria de arte, integrada por alrededor de 100 obras que se exhibe en cada espacio de la isla”.

El acervo artístico que se puede apreciar en Privé at Island Estates, adquirido con el apoyo de Kipton Cronkite, curador de arte de Nueva York, incluye creaciones de afamados artistas como Ross Bleckner, Shay Kun, Domingo Zapata, Pedro Reyes, Juan Kaneko, Alex MacLean, Tom Swanston, Gail Foster, Klaus Leidorf, Scott Ingram, Gregor Turk, Carol John y Jeffrey Milstein.

Sin ofensas ni política

Para los desarrolladores, el arte es la joya del proyecto, lo que le da unidad y distinción a Privé; por eso los residentes tienen la oportunidad de solicitar el acompañamiento y los servicios de estos profesionales para decorar los interiores de sus residencias.

Cada torre cuenta con 10 mil 668 metros cuadrados de comodidades que incluyen una cava, salas de entretenimiento social y una biblioteca privada.

La diseñadora de interiores Julia Chi detalla que las características que debían reunir las obras seleccionadas: que se puedan tocar, que los cuadros y las esculturas no fueran ofensivas, y que tampoco abordaran temas políticos.

“Cada obra de arte tiene su propia historia; por ejemplo, una obra de Pedro Reyes se puede apreciar de manera espléndida en la biblioteca del conjunto residencial”.

El 70 por ciento del desarrollo residencial ya se ha vendido, generando con ello más de 300 millones de dólares, pero por cuestiones de privacidad se omiten los nombres de los compradores de estos lujosos departamentos.

No obstante, se confirma que varios mexicanos han optado por adquirir y disfrutar de este peculiar concepto arquitectónico, que tiene amplios espacios de esparcimiento: pista de corredores que le da vuelta a la isla; cancha de tenis, así como terrazas para cenar al aire libre. Asimismo, están a su alcance centros comerciales de clase mundial como el Aventura Mall, y restaurantes de primer nivel como el Hallandale Beach y el CVI.Che 105.

Adriana Vargas, asociada de ventas senior de Privé, precisa que cualquier persona en el mundo que tenga dinero puede comprar una propiedad en esta isla, sin importar su procedencia ya que este concepto está dirigido al comprador exigente que busca elegancia, sofisticación y privacidad total.

Galería al aire libre

Brickell City Centre, uno de los lugares más exclusivos en el centro de Miami, también se ha apropiado de la tendencia marcada por el lujo y la combinación del diseño y de las distintas manifestaciones artísticas del momento. El hotel East Miami, el primero en América después de los abiertos en Hong Kong y Pekín, da cuenta de ello.

Este sitio, concebido con toda la tradición y la cultura oriental, ofrece también un concepto residencial en el que el diseño y el arte tienen un lugar especial, al igual que el centro donde se encuentran distintas marcas comerciales y establecimientos como Big Easy Winebar & Grill, Tacology, Saks y el primer Cinemex en Estados Unidos.

Desde el piso 40 del East Miami se observa en todo su esplendor una estructura serpenteada elaborada en vidrio que cubre prácticamente todo el centro comercial. En su diseño se invirtieron 30 millones de dólares ya que tiene la función de recolectar el agua de lluvia y reciclarla: es usada en los baños y para regar las áreas verdes, explica Fernando Cerna, director de Sales y Marketing.

Por si eso no fuera suficiente, la brisa del mar se utiliza como un gran ventilador, lo que evita el uso del aire acondicionado en ese lugar.

East Miami es un hotel con 352 habitaciones, entre las que se incluyen ocho suites, con balcones desde donde se puede admirar la ciudad y la bahía de Biscayne.

East Miami es una obra del estudio de arquitectos Arquitectonia, que en su diseño de interiores tuvo la firma de Cladaugh Design.

Cerna, instalado en la mejor terraza de la ciudad, donde se sitúa el bar Sugar, diseñado por el Studio Collective, asegura que este sitio ofrece un bello jardín y una insuperable vista que atrae a los habitantes de esta exclusiva zona.

En el recorrido por el hotel, muestra con orgullo que en una de las escaleras se despliega la pintura mural del artista Alexander Mijares, como una forma de representar el arte que se está generando en las calles de Miami.

Relata que a raíz de los grafitis que se hacían en la localidad, el empresario Tony Goldman tomó la iniciativa de promover el arte callejero urbano, convirtiendo las paredes de seis edificios de Wynwood Walls en enormes lienzos y en un verdadero paraíso para los artistas innovadores y reconocidos de todo el mundo. Se trata de una galería de arte al aire libre, que regularmente cambia las obras en sus muros.

Indica que, para seguir esa acción, East Miami contrató a Mijares, pintor y creador de un estilo único, considerado uno de los talentos artísticos más vibrantes del sur de la Florida, para que pintara estos muros.

Se eligió a este creador autodidacta, cuya paleta de colores e inspiración la toma de esta ciudad y de sus raíces cubanas y españolas. El propio creador ha dicho: “Los colores de Miami llenan mi trabajo de energía”.

Artista frecuente y aclamado en Art Basel Miami, Mijares dejó su impronta en este hotel, luego de que fuera el primer artista en diseñar las cintas oficiales de las medallas para el maratón de la ciudad en 2014. Cerna refiere que Mijares creó todo un baile de imágenes, que los usuarios y visitantes al East Miami pueden disfrutar.

East Miami, precisa Cerna, es un componente integral de Brickell City Centre, el proyecto de urbanización con servicios múltiples que incluye, además del centro comercial, dos torres residenciales y dos edificios de oficinas.

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.