• Regístrate
Estás leyendo: ‘Macbeth’
Comparte esta noticia
Martes , 23.04.2019 / 18:07 Hoy

‘Macbeth’

El proyecto del director es muy claro y continuará en ese devolvernos a Shakespeare desde su visión contemporánea.

Publicidad
Publicidad

Mauricio García Lozano es un teatrista maduro, generoso y con un rigor impresionante. Su nuevo Macbeth me reconcilia no con Shakespeare (que nunca ha tenido la culpa de nada) sino con los montajes que suelen traernos al bardo como sinónimo de pesadez y cartón. La vitalidad del texto, pasado por la sabiduría del súper traductor que es Alfredo Michel Modanessi, es total. Y esta versión calientita, recién salida de la computadora del traductor, suena y resuena en el espectador mexicano de manera espléndida y nos devuelve el texto renovadísimo. ¡Qué importantes son las traducciones actuales y en nuestro español y no el argentino o peninsular! La mancuerna García Lozano-Michel Modanessi ya nos ha regalado un Ricardo III en 2014, un Medida por medida en 2016 y un Romeo y Julieta en 2017. El proyecto del director es muy claro y continuará en ese devolvernos a Shakespeare desde su visión contemporánea.

Me preocupaba, prejuicio mío, Lisa Owen encarnando a Lady Macbeth por papeles recientes, en donde una falta de contención me parecía desbordaba a sus personajes. Mientras el tráfico en CdMx me conducía lentamente al Teatro Milán, vaticinaba un riesgo de estridencia que podría habitar a la maravillosa Owen pero, al apagón final, me quedé con la grata experiencia de disfrutar a una actriz poderosísima (como siempre) pero contenida. Noche de estreno, con todo aquello que aún falte por afinar con actores de escuelas diversas que aún así Mauricio consigue marchen magníficamente. Juan Manuel García Bernal muy bien en un Macbeth poderoso que nos lleva de la mano por la montaña rusa de sus emociones. Diego Jáuregui, Paula Watson, Raúl Villegas, Hamlet Ramírez, Miguel Santa Rita, Assira Abatte y Julián Segura completan el potente elenco. Ajustes faltan en la convención que Mauricio plantea de entradas y salidas de personaje (no de escena) al igual que articulación en voz y otras minucias. Se afinarán sin duda en el camino.

Tengo demasiado fresco el Fausto del esloveno Tomaz Pandur como para no relacionar la escenografía de su montaje con la que emprende acá Adrián Martínez Frausto. Pero ni aquel inventó los espejos de agua ni éste hace una copia. Es una escenografía espléndida, diríamos que el espacio, con ese sillón de cuero viejo que como signo se transforma una y otra vez, se nos devela como un escenario pos-catástrofe, bellísimo; al igual que la iluminación del maestro Víctor Zapatero y el vestuario de Mario Marín que logran un todo si sumamos el diseño sonoro de Pablo Chemor. ¡Larga vida a Macbeth! No se la pierda.

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.