• Regístrate
Estás leyendo: Laurie Pepper y “Blues at Twilight”
Comparte esta noticia

Laurie Pepper y “Blues at Twilight”

“Durante nuestro matrimonio trabajamos juntos con éxito para reconstruir esa historia: yo no era un ángel y ambos nos rescatamos”.

Publicidad
Publicidad

Con una integridad a prueba de fuego, Laurie Pepper, has defendido el legado de quien fuera tu marido, el saxofonista Art Pepper (1925-1982). Recientemente, en tu página de Facebook escribiste: “Está bien, estoy loca. Estoy tan mal de dinero que estoy rescatando comida vieja del fondo de mi congelador, pero no voy a vender la licencia de ‘Blues at Twilight’ por tres mil 500 dólares para lo que parece ser una producción de televisión de gran presupuesto”.

Autora del libro ART: Why I Stuck with a Junkie Jazzman (ART: por qué me quedé atrapada con un jazzista drogadicto), una honesta y cruda historia de tu relación con el músico y tu propio paso por las drogas, fuiste el ángel salvador de la obra del saxofonista. Lo ayudaste a escribir sus memorias, Straight Life (publicadas en español como Una vida ejemplar. Memorias de Art Pepper), y te convertiste en la fuerza motriz para que retornara a los escenarios. Luego de una existencia devastadora, que incluyó el uso excesivo de narcóticos, hospitalizaciones y algunas estancias en la cárcel, le ayudaste a recuperar su vida como artista.

En tu página de internet aseguras: “En Straight Life él mismo se retrata como un genio perdido, desesperado y yo, al final, como su ángel al rescate. Durante nuestro matrimonio trabajamos juntos con éxito para reconstruir esa historia: yo no era un ángel y ambos nos rescatamos”. La medicina, ahora lo sabemos, fue la música.

Infierno y paraíso fue su vida en común, pero en cualquier circunstancia Pepper creaba solos de gran belleza, emotivos y profundos, nada superficial. Me encanta la forma en que describes la versión de “Patricia” en un concierto celebrado en París en 1980, pieza que ofreciste en descarga gratuita en tu página de internet: “Cuando las cosas iban bien, Art seguía tocando. Cuando veo una pieza de 17 minutos sé que Art estaba FELIZ con él mismo y con la banda, y no quería que la diversión y la belleza terminaran. Esta es su mejor balada original, escrita de manera adorable alrededor de 1956. Fue revivida en 1979 cuando su vida y sus pasiones transformaban cada pieza que tocaba, especialmente sus baladas, en gritos del corazón”.

Todo sobre Art es el nombre de tu página en internet (lauriepepper.net), juego de palabras que también significa “todo sobre el arte”, un santuario dedicado a difundir el arte de Art, sobre todo con la edición de grabaciones inéditas. Miss Laurie Pepper, como siempre, manténgase firme y no venda la música de su Art, de nuestro Art, por un plato de lentejas.

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.