• Regístrate
Estás leyendo: Ni para neófitos ni para iniciados
Comparte esta noticia
Lunes , 22.04.2019 / 13:31 Hoy

Ni para neófitos ni para iniciados

Hombre de celuloide

Durante una secuencia de Descubriendo a Morrissey, el cantante y letrista lee en el periódico que uno de los integrantes de su banda está triunfando en Londres
Publicidad
Publicidad

Furioso, vuelve a la mediocridad de su trabajo como enfermero en un hospital en el que da rienda suelta a su odio por el mundo, un mundo incapaz de dar crédito al talento del desesperanzado adolecente que se cree genial pero que en ninguna parte logra confirmarlo. Y de hecho, si no supiéramos que este adolescente terminará por volverse el Morrissey del álbum Viva Hate que en 1988 se colocó en el número uno de las listas de popularidad de Gran Bretaña, la película Descubriendo a Morrissey no tendría ningún interés.

Porque, a decir verdad, este primer largometraje de Mark Gill (nominado al Oscar en 2014 por su cortometraje The Voorman Problem) es poco más que un collage de escenas en las que se superponen frases que parecen robadas de Allen Ginsberg y Oscar Wilde. Y digámoslo de una vez: Descubriendo a Morrissey no produce ni el interés de Love & Mercy (basada en la vida del líder de The Beach Boys) ni da placer a los fanáticos que van al cine para confirmar lo genial de sus admirados rock stars (como en las películas Sid and Nancy de 1986 o The Doors de 1991). Descubriendo a Morrissey pretende hacernos sentir admiración por un adolescente narcisista que será importante en el panorama pop, sí, pero no elabora en torno al movimiento poético y musical que tuvo lugar en Gran Bretaña y Estados Unidos durante la segunda mitad del siglo XX; ese que ha producido obras tan esenciales para el rockero que ama el cine como Velvet Goldmine, película de Todd Haynes que en 1998 exploró, como Descubriendo a Morrissey, la relación entre Oscar Wilde y el glam inglés de la posguerra.

Supongo que la crítica elogiará la actuación del escocés Jack Lowden pero yo la encuentro más bien desangelada. El montaje está lleno de clichés como éste: cae un vaso de agua y mancha unas hojas. Corte: nos metemos en un ojo de agua en el que nos hundimos con los pensamientos depresivos de un héroe al que solo entenderán quienes ya lo conozcan de antemano. Y, sin embargo, a los fanáticos de Morrissey esta película, lo aseguro, tampoco les va a gustar.

Descubriendo a Morrissey (England is Mine). Dirección: Mark Gill. Guión: Mark Gill, William Thacker. Con Jessica Brown Findlay, Jodie Comer, Jack Lowden, Laurie Kynaston. Gran Bretaña, 2017.

@fernandovzamora


Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.