• Regístrate
Estás leyendo: Frankensteins de PVC
Comparte esta noticia

Frankensteins de PVC

Artes visuales


Publicidad
Publicidad

En 1990, el holandés Theo Jansen creó sus primeras creaturas. Los Animaris inauguraban una “raza” cinética que se integraba al paisaje, esculturas que se erigían en el límite entre el arte y la ingeniería. Hoy esa investigación se exhibe en Asombrosas criaturas, en el Laboratorio Arte Alameda.

Quizá en la década de 1980 esta muestra se hubiera exhibido en un museo de ciencias. ¿Dónde acaba la ciencia y dónde empieza el arte? En esa incógnita radica la propuesta de Jansen, quien además de recuperar el espíritu renacentista de Leonardo Da Vinci, y preocupado por encontrar soluciones, es descendiente de las vanguardias, cuyos hacedores se propusieron aprender de las tecnologías emergentes de su época para experimentar métodos innovadores generando originales rutas creativas. ¿Qué sería del cubismo sin los Rayos X? Imaginación, búsqueda y, sobre todo, el deseo de resolver un problema que entrelaza estética, física y técnica. ¿Que no es eso lo que el arte también persigue? La necesidad de cuestionar está implícita en esta “nueva raza” de esculturas gigantes que se adaptan y responden al espacio, y también son “afectadas” por el entorno.

Verlas en acción en la playa, su hábitat, es como contemplar su despertar. Ahí el concepto de animaris cobra sentido, pica la curiosidad entender cómo es posible que se muevan, pero observarlas dentro de un museo ofrece la posibilidad de diseccionar su “naturaleza”. Detenidas parecen esqueletos que evocan a los museos de historia natural. Los espectadores rodeamos esos “huesos” de plástico y en el recorrido observamos su evolución o su belleza objetual (sin duda, una de las inspiraciones para la ballena de Gabriel Orozco). Este acercamiento marca un juego, eje del proyecto integral de este escultor–investigador, a quien, al igual que otros artistas (músicos y escritores incluidos), le intriga las combinaciones algorítmicas y, sí, la posibilidad de dar vida artificial.

En las entrañas de estas bestias de arena, como las llama su creador, corren circuitos complejos que a lo largo de 27 años han evolucionado. Cada año el autor complejiza el proceso y se plantea retos. Aquellas primeras creaturas torpes en movimiento han “aprendido” a caminar en arenas, a seguir la dirección del viento, han “copiado” a otros animales (sus patas se accionan como las de los cangrejos), han evolucionado de su anterior Strandbeest. Ocho ejemplares de esta “nueva naturaleza” creada artificialmente por Theo Jansen tendrán vida en la Ciudad de México hasta el próximo 13 de agosto.

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.