• Regístrate
Estás leyendo: Ficirco 2019, un circo incluyente en Hidalgo
Comparte esta noticia
Miércoles , 24.04.2019 / 11:50 Hoy

Ficirco 2019, un circo incluyente en Hidalgo

Ayer domingo se presentó el Absurdo Sísifo y Clowneptos en el Teatro Chicomecóatl en Pachuquilla
Publicidad
Publicidad

Más de 150 personas, entre niñas, niños, adolescentes y adultos, estuvieron presentes y puntuales en el Teatro Chicomecóatl en Pachuquilla, donde la imaginación, la retrospectiva y las sonrisas fueron parte de esta segunda edición del Festival Internacional del Circo (Ficirco) Hidalgo.

Como “un circo incluyente”, calificó Grecia Barrera Ramírez, integrante de Ciriatto Art, estas dos puestas escenas, en las que la mímica, el movimiento, la música y los sentidos se unieron para ofrecer un espectáculo diferente.

“El contenido del circo es más actual, ya no hay animales, es más incluyente; ya los payasos no se burlan de la homosexualidad, de las mujeres, porque apostamos por un espacio seguro e incluyente, donde nos interesa que sean felices, que pasen un momento agradable”, indicó Barrera Ramírez.

Absurdo Sísifo” fue la primera presentación que se tuvo este domingo como parte de la segunda edición de este Festival, que fue apoyado por la Secretaría de Cultura de Hidalgo, el Instituto Hidalguense de la Juventud y la administración municipal de Mineral de la Reforma para ofrecer a los hidalguenses una diversión diferente.

Una mujer y un hombre, vestidos de blanco, con tenis rojos y una nariz azul, bien llamados “Sísifos”, lograron mantener al público en la reflexión ante un acto de asombro tras la facilidad de elevar por metros de tela, que colgaban del techo metálico del escenario del teatro Chicomecóatl.


“¡Mira, papá, se robó la dona del payaso!”, dijo un pequeño del público, quien siguió esta historia de una pareja de sísifos contrarios en su postura, pero que al final lograron reunir sentimientos, esperanza y ritmos dentro de la rutina para mostrar la brevedad del ser y la importancia de la unión, la libertad, el compañerismo y la complicidad en un acto, donde solo el movimiento sincrónico, los gestos y el mismo contexto, lograron transmitir al público asistente.

“Hemos tenido lleno en todos los espectáculos que hemos ofrecido dentro de esta edición del Festival Internacional del Circo, en donde el objetivo de los 45 artistas, repartidos en cinco compañías, es acercar a los niños al arte, porque será a través de éste que se pare la violencia, y se dé un acercamiento a la formación temprana del espectáculo, a la reflexión y a contenidos de calidad”, indicó Barrera Ramírez.

Clowneptos” fue el siguiente espectáculo que se ofreció en este teatro ubicado en Mineral de la Reforma, en la que un joven malhumorado entró al escenario con un violonchelo, ubicándose a un lado del escenario y mientras peleaba con las partituras que se volaban con el aire; ingresó al escenario un actor vestido de caco, que al mostrar su habilidad con la gesticulación de su rostro, logró captar la atención del público, sobre todo de menores que se encontraban en el teatro comiendo chicharrones con salsa o congeladas para disminuir el calor.

Entre risas y complicidad de los niños y niñas presentes, otro caco entró en escena, quienes con solo actuaciones mímicas compartieron el deseo de robar un banco, plan que fue un caos al tener al frente a dos cacos con la capacidad de solo hacer reír al público.

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.