• Regístrate
Estás leyendo: La “escritura de pelea” gana el Premio Mauricio Achar
Comparte esta noticia
Miércoles , 24.04.2019 / 20:16 Hoy

La “escritura de pelea” gana el Premio Mauricio Achar

Tatlacatl Alejandro Carrillo obtuvo el premio con la novela 'Una canción para Dylan', que se presentará en la próxima Feria Internacional del Libro de Guadalajara.

Publicidad
Publicidad

Tatlacatl Alejandro Carrillo Rosas (Ciudad de México, 1981) define su estilo como “escritura de pelea”. Tal vez gracias a luchar por lo que le gusta es ahora el ganador de la segunda edición del Premio Mauricio Achar/Literatura Random House.

Con Una canción para Dylan, novela que escribió de manera intermitente durante seis años, Carrillo se ha hecho acreedor a 250 mil pesos, la publicación de la novela y su presentación en la próxima Feria Internacional del Libro de Guadalajara.

La decisión estuvo a cargo de los escritores Cristina Rivera Garza, Julián Herbert, Emiliano Monge, Jorge Lebedev —director de Ediciones Gandhi— y Andrés Ramírez —director literario de Penguin Random House—.

[OBJECT]

Herbert dijo que los premios enfocados a literatura joven son casi siempre auspiciados por instancias públicas, lo cual “afecta de algún modo la promoción de los libros”, por lo que reconoció que este premio “no sólo es el apoyo económico, sino que pone en foco una nueva literatura mexicana con muy buena distribución”.

La historia de Una canción para Dylan empieza en dos planos temporales al mismo tiempo: “Cuando Sara corta a Omar y él, al mismo tiempo, empieza a recordar cómo la conoció. Las dos historias convergen y de ahí viene un viaje a Nueva York donde el protagonista va en busca de conocer cara a cara a Bob Dylan”.

Sin embargo, Carrillo Rosas no la considera una historia de amor, sino de “cómo uno puede crecer a través de los ídolos, de cómo ellos a veces se convierten en papás para nosotros. Si en algún momento no tuvimos un papá tan presente, por una u otra razón agarramos un ídolo y crecemos a través de él”.

El escritor dijo que para crear esta novela intentó tener un poco ese aliento de la beat generation: “Leí las treinta mil biografías de Bob Dylan, a Jack Kerouac, y muchas de mis novelas favoritas, como El guardián entre el centeno, de J. D. Salinger, para mí son novelas de iniciación. Yo situaría ésta como una novela de iniciación, de un chavo en la adolescencia iniciando un viaje”.

Para Tatlacatl Alejandro esta novela significó lo que le ha enseñado Mario González Suárez, a quien considera su maestro: que una novela no es nada más que la huella de un proceso interno resuelto. “Para mí esto fue. Ya terminé con esta etapa de idolatría tanto por Dylan como por Kerouac, y sus influencias literarias que me saqué en esta novela”.

El premiado está preparando una nueva novela que le ha hecho descubrir un nuevo género musical: el reguetón. Confiesa que, antes de descubrir a su nueva protagonista, veía con muchos prejuicios a quienes escuchaban esta música.

“Ahora escucho reguetón, los conozco, me gusta su cultura y creo que es una forma de encontrar identidad para ellos. Ahora me da mucho coraje que la gente juzgue a otras personas sin saber qué son y por qué están haciendo lo que hacen. Se trata de encontrarnos, tener algo en común y de reclamar nuestro lugar en el mundo”.


ASS

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.